Gatillo Fácil. Piden Justicia por el chico asesinado por policías

Gabriela Origlia
·3  min de lectura

CÓRDOBA.- La Justicia amplió la acusación contra los cinco policías detenidos por el homicidio del adolescente Joaquín Paredes, de 15 años, en Pozo Viejo, un pueblo de unos 1000 habitantes de la zona norte de la provincia.El crimen ocurrió ayer a la madrugada, cuando un grupo de jóvenes estaba reunido en una plaza. Después de la salida del cementerio, vecinos y amigos iniciaron una marcha en reclamo de justicia por las calles de la localidad.

Hoy fue la ceremonia de inhumación de los restos de Paredes, quien fue velado desde ayer en la cooperativa de Villa de Soto. Mucho dolor y angustia de familiares y amigos que se acercaron al lugar y que esta mañana acompañaron el cortejo fúnebre hasta el cementerio de Pozo Viejo. Todos los que pasaron a despedir a la víctima coincidieron en reclamar "justicia".

"Me lo mataron por la espalda, quiero justicia", repitió la madre de la víctima, Soledad. La mujer vive en la ciudad de Córdoba, desde donde viajó ayer al enterarse de la muerte de su hijo.

Esteban Paredes, abuelo de Joaquín y policía retirado, contó que cuando le avisaron que el adolescente estaba herido creyó que era producto de una bala de goma. "Él no va a volver, yo solo pido justicia", dijo.

Joaquín estaba preparando su cumpleaños; imaginaba estar con sus amigos el 2 de noviembre. "Todos lo conocíamos en el pueblo, acá nos conocemos. Estudiaba, trabajaba. Buen chico", indicó un vecino a la salida de la inhumación de los restos.

La investigación

La fiscal Fabiana Pochettino sumó a la imputación de homicidio agravado la de "lesiones graves", ya que además del asesinato, hay tres heridos, dos jóvenes y un adulto.

Los policías acusados, detenidos y separados de la fuerza son Maykel Mercedes López, de 24 años; Enzo Ricardo Alvarado, de 28; Ronald Nicólas Fernández Aliendro, de 26; Iván Alexis Luna, de 25, y el sargento Jorge Luis Gómez, de 33 años.

La bala que terminó con la vida del adolescente, según dijo el padre de la víctima, "ingresó por la espalda y quedó alojada en el pecho". El muchacho trabajaba en el cultivo de la papa y cursaba el tercer año de la escuela secundaria.

Después del homicidio de Paredes hubo fuertes enfrentamientos entre personal policial y vecinos de la zona. Todo terminó con daños en móviles policiales, la comisaría y el juzgado de Paz.

Ejército. Detectan un importante robo de municiones en un regimiento de Neuquén

Sobre el caso, fuente judiciales dijeron que "todo es materia de investigación". Los voceros consultados explicaron que los investigadores están a la espera de los resultados de los peritajes hechos por la Policía Científica y que en las próximas horas continuarán con las declaraciones testimoniales e indagatorias y la búsqueda de "más elementos probatorios".

Alfonso Mosquera, ministro de Seguridad de Córdoba, aseguró que su renuncia, "como la de todos los funcionarios del gobierno está a disposición del gobernador Juan Schiaretti".

"Que no quepa ninguna duda que si las circunstancias lo ameritan, nadie dudará de hacer los cambios necesarios", dijo Mosquera en referencia a posibles cambios en la cúpula policial.

Hace poco más de dos meses, por el caso de gatillo fácil que acabó con la vida de Blas Correa, de 17 años, en la ciudad de Córdoba, cambiaron al jefe de ese distrito.

Mosquera anunció que después del asesinato de Correa se empezó a elaborar un nuevo protocolo de actuación policial que está "concluido sobre la base de protocolo de uso racional de la fuerza que tiene Canadá, que es uno de los más modernos del mundo".

"No hay ningún uniformado que haya pasado por la escuela de Policía que ignore que solo puede entrar el arma de fuego en juego cuando está en riesgo la vida de un terceros", dijo Mosquera.

El ministro aclaró que los protocolos en cuanto al uso de la fuerza tiene que ver con "otras medidas adicionales al uso de armas no letales, como gases no letales o medidas de persuasión".

Respecto de si las nuevas medidas incluirían una extensión del uso de las pistolas Taser, Mosquera explicó que solo "están previstas para lugares con aglomeraciones o tomas de rehenes".