"Gataflorismo intelectual". Kicillof habló con Larreta y lanzó duras críticas a la oposición

LA NACION
·2  min de lectura
El gobernador contó que pidió a los intendentes que se vacunaran para dar el ejemplo
Fuente: Archivo - Crédito: Hernán Zenteno

Esta mañana, antes de reunirse con intendentes de la costa para evaluar la curva actual de contagios de coronavirus en la provincia y delimitar los pasos a seguir, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, afirmó que prefiere ser tildado de antipático a tomar medidas laxas contra la pandemia y declaró que la oposición se queja de todas las políticas porque solo busca rechazar.

"Hay una parte de la oposición bastante vergonzante, que busca oponerse a todo. Primero a la vacuna rusa, después porque hay pocas, también se pelean con la ciencia, por el uso de barbijos, por los contagios. Es un gataflorismo intelectual sumamente penoso", dijo el mandatario provincial en diálogo con radio El Destape.

"Están en campaña, son oposición y lo entendieron de manera literal y se oponen a todo, aun en pandemia", agregó.

Carta incómoda: rusos y chinos, tras un proyecto clave del kirchnerismo

Asimismo, Kicillof remarcó sus diferencias con el gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta y confirmó que se puso en contacto con él, tras su positivo de coronavirus, para desearle una pronta recuperación.

"Venimos tratando de coordinar, creo que tenemos miradas bastante distintas. A mí me acusaron de ser más duro, siempre dije que prefiero que me tomen por antipático que por irresponsable. Esta es una enfermedad muy complicada, lo dijo Angela Merkel, está toda Europa en emergencia, no hay camas en California. El que no quiere entender.", detalló el gobernador y añadió: "Ahora se contagió Larreta. Hablé con él y le envié una pronta recuperación".

Respecto del rechazo de parte de la población a las restricciones, indicó que lidiar con el brote no significa "tratar de conformar al pueblo y menos a los diarios de mayor circulación porteña". Y sobre el aumento de los casos, afirmó que el país ya vive la segunda ola y que desde el Gobierno esperaban que llegara con el invierno, como ocurrió en el hemisferio norte.

"La particularidad de hoy también es que en la costa eran pocos contagios y ahora hay un intercambio viral por las vacaciones, hay mucha gente de otras provincias y municipios", por lo que justificó la restricción a la circulación decretada de 1 a 6 de la mañana.

Respecto de la campaña de vacunación, el funcionario remarcó que se trata de la más grande en la historia de la provincia, contó que pidió a los intendentes que se vacunaran para dar el ejemplo y cerró: "Hay que cuidarse más porque falta poquito para poder vacunarse. La libertad es la vacuna. La vacuna, cualquiera de ellas, nos va a permitir recuperar algo parecido a una vida sin barbijo, con mates, con abrazos".