Gastritis erosiva: una hemorragia digestiva como la que tuvo Alberto Fernández es motivo para ser internado, según expertos

G20; política; Alberto fernández; Segio Massa;  Joko Widodo
Alberto Fernández padece una gastritis erosiva con signos de sangrado, según el parte oficial - Créditos: @MAST IRHAM

Mientras llevaba adelante las actividades en la Cumbre del G-20 celebrada en Bali, Indonesia, el presidente Alberto Fernández se descompensó y tuvieron que atenderlo de urgencia. Sufrió un cuadro de hipotensión y mareos, y tras estudiarlo le diagnosticaron una gastritis erosiva con signos de sangrado.

Si bien Fernández ahora acotó su agenda, no quedó internado ni pasó a hacer reposo absoluto. “El Presidente recibió el tratamiento médico adecuado y se encuentra en buen estado de salud. Está reanudando sus actividades con control del los especialistas”, informó el parte médico oficial.

Sin embargo, los especialistas consultados por LA NACION señalan que, si bien habría que conocer el caso en profundidad, los pacientes con una hemorragia digestiva deberían frenar por completo sus actividades e incluso permanecer de 24 a 48 horas bajo observación en un hospital.

La gastritis erosiva leve no suele generar síntomas, aunque algunos pacientes pueden presentar náuseas o vómitos. La enfermedad es una afección de la mucosa interna del estómago, que es un revestimiento que hace de barrera para defender al órgano de agresiones como suele ser, por ejemplo, la acidez.

En los casos severos, como pareciera ser el de Fernández, el paciente sangra cuando evacua el intestino o puede vomitar sangre. Eso hace que la persona tenga un menor volumen de sangre y así aparecen los mareos. Ese cuadro se agrava si el afectado toma anticoagulantes, porque facilitan el sangrado.

Ciudadanía española: cómo saber si podés aplicar a la nueva Ley de Nietos y el paso a paso para sacarla

“La gastritis es un proceso infamatorio del estómago, generalmente producido por un irritante como el alcohol, un exceso de café, una bacteria o el estrés. La gastritis es erosiva cuando se producen lesiones pequeñas en el revestimiento del estómago. Son como úlceras superficiales y suelen ser múltiples, es decir, generan un compromiso mas difuso del estomago, a diferencia de las úlceras que son más localizadas y profundas”, explica Horacio Rubio, médico gastroenterólogo y expresidente de la Sociedad Interamericana de Endoscopía Digestiva.

El especialista describe que usualmente son muy dolorosas y generan acidez estomacal. “Sin embargo, a veces no hay dolor, pero el paciente de pronto ve que al ir al baño perdió sangre o hace un movimiento brusco, se marea y ese mareo es por la hemorragia”, agrega Rubio.

El presidente Alberto Fernández junto a su comitiva de funcionarios en el viaje rumbo al G-20
El presidente Alberto Fernández junto a su comitiva de funcionarios en el viaje rumbo al G-20 - Créditos: @Presidencia

Rubio afirma que un cuadro como el que pareciera padecer el Presidente tiene la indicación de quedar internado o en reposo absoluto. “Se suele hacer un análisis de sangre, se le toma la presión y el pulso. Ya con esos estudios deberíamos detectar los signos de una hemorragia. Luego se hace una endoscopía y, si no hay un sangrado activo, el paciente puede ir a hacer reposo a su casa. Pero si la persona tuvo una hemorragia digestiva se debe evaluar si hemodinámicamente está estabilizada; en la gran mayoría de los casos quedan internados 24 o 48 horas”, detalla el especialistas.

“Cuando hay una hemorragia digestiva hay que internar, es una de las urgencias en la gastroenterología”, indica Fabio Nachman, jefe del Servicio de Gastroenterología del Hospital Universitario Fundación Favaloro y expresidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología.

Nachman sostiene que son raros los casos en donde una gastritis erosiva genera una descompensación, tal como le sucedió a Fernández, excepto que el paciente tenga un trastorno de la coagulación.

“La gastritis erosiva es algo común, pero no todos se descompensan. Ante un cuadro de hemorragia digestiva, la compensación hemodinámica se debe realizar con suplementos; luego se le practica al paciente una endoscopía para el diagnóstico y, a partir de ahí, se le da un tratamiento con antiácidos potentes para que cicatrice. Y si toma anticoagulantes, debe interrumpir su uso. Es raro porque a un paciente con hemorragia digestiva se lo interna, pero lo vi en una conferencia de prensa y no se lo ve pálido al Presidente. Es difícil opinar sin ver sus estudios”, destaca Nachman.

Ignacio Zubiaurre, jefe de Gastroenterología del Hospital Británico, detalla que cuando se realiza la endoscopía se puede encontrar una lesión que solo sea leve y el manejo del paciente podría ser ambulatorio, siempre y cuando la presión arterial y el estado general lo permita.

“Hay que hacer un análisis global de la situación. Yo no tengo detalles del hallazgo endoscópico ni de los resultados de laboratorio. Para el manejo ambulatorio, lo que uno da es un inhibidor del ácido estomacal, se recomienda reposo digestivo y se establecen ciertas pautas de alarma para estar atentos ante una eventual descompensación, como pueden ser los vómitos o ir al baño con sangre”, enumera el profesional.