"Gaslighting" es la palabra del año de Merriam-Webster

PALABRA DEL AÑO-MERRIAM-WEBSTER (AP)
PALABRA DEL AÑO-MERRIAM-WEBSTER (AP)

“Gaslighting” —un comportamiento manipulador, sumamente engañoso y totalmente deshonesto— es la palabra del año de Merriam-Webster.

Las búsquedas de la palabra en merriam-webster.com aumentaron 1.740% en 2022 en comparación con un año antes. Pero no sólo eso. No hubo un suceso en específico que generara incrementos considerables de curiosidad, como suele suceder en torno a la palabra elegida del año.

El efecto de la palabra fue omnipresente.

“Es una palabra que ha subido tan rápidamente en el idioma inglés, especialmente en los últimos cuatro años, que en realidad resultó una sorpresa para mí y para muchos de nosotros”, dijo Peter Sokolowski, redactor independiente de Merriam-Webster, en una entrevista exclusiva con The Associated Press antes de la develación del lunes.

“Era una palabra buscada con frecuencia todos los días del año”, añadió.

Hubo deepfake (ultrafalso) y la dark web (red oscura). Hubo deep states (Estados profundos) y fake news (noticias falsas). Y hubo mucho trolling (troleo).

La definición principal de gaslighting de Merriam-Webster es la manipulación psicológica de una persona, generalmente durante un largo período de tiempo, que “causa que la víctima cuestione la validez de sus propios pensamientos, percepción de la realidad o recuerdos y generalmente lleva a la confusión, pérdida de confianza y de autoestima, incertidumbre sobre la estabilidad emocional o mental de uno mismo, y una dependencia al perpetrador”.

De forma más extensa, el diccionario define la palabra así: “El acto o práctica de engañar sumamente a alguien, especialmente para beneficio propio”.

Gaslighting es una herramienta atroz usada frecuentemente por abusadores en las relaciones, y por políticos y otras figuras públicas. Puede darse en una relación de pareja, dentro de una unidad familiar más amplia y entre amigos. Puede ser una táctica corporativa o una forma de engañar al público. También existe el “gaslighting médico”, cuando un profesional de la salud desestima los síntomas o la enfermedad de un paciente al decirle que “son ideas suyas”.