El gas es más barato en Europa que antes de la guerra de Ucrania, pero podría subir en 2023

El precio mayorista del gas natural en Europa es casi cinco veces más barato que en agosto y este lunes cayó a su nivel más bajo desde la invasión rusa de Ucrania, gracias a un invierno suave en la región. Pero los analistas advierten de que el mercado será impredecible en los próximos meses.

El precio de referencia del gas natural en Europa es el de un megavatio-hora (MWh) para entrega el mes siguiente, negociado en el mercado holandés conocido como TTF.

El lunes este precio rondaba los 73 euros (unos 77 dólares), el más bajo desde el 21 de febrero de 2022. El precio al por mayor ha caído casi un 50% en un mes y está muy por debajo de los máximos de agosto de 2022, cuando alcanzó los 342 euros.

Los precios del gas empezaron a subir antes de la guerra de Ucrania, pero se dispararon a partir de la invasión del 24 de febrero de 2022.

El cierre de varios gasoductos entre Rusia y Europa, hasta entonces su mayor cliente, incrementó los precios, porque llegaba menos gas al continente.

Las exportaciones de gas de Gazprom a la Unión Europea y Suiza cayeron un 55% en 2022, según anunció la compañía rusa el lunes.

El gigante ruso entregó 62.000 millones de m3 a Europa en 2022, frente a los 138.000 millones de 2021, según una estimación de Thierry Bros, analista de mercados energéticos y profesor del Instituto de Estudios Políticos de París.

La caída actual de precios se explica en primer lugar porque Europa llenó sus reservas el verano (boreal) pasado y porque el otoño fue muy suave. Además los hogares y las empresas redujeron voluntariamente su consumo.

El lunes, las reservas europeas de gas estaban llenas en un 83,3%, según Gas Infrastructure Europe.

- "Incertidumbre" -

El precio del gas afecta a la electricidad, ya que muchas centrales europeas queman gas para producir electricidad. Pero estas variaciones de los precios al por mayor no se reflejan directamente en los precios cobrados a los consumidores, ya que los proveedores suavizan sus tarifas.

De cara al futuro, los analistas siguen siendo muy prudentes.

"Todo depende de lo que decida el presidente ruso Vladimir Putin sobre los flujos de gas hacia Europa", dijo Thierry Bros a la AFP.

"Podría enviar menos, pero también podría enviar más en determinadas direcciones con la esperanza de dividir a los países europeos entre sí, es lo que algunos académicos llaman el 'principio de incertidumbre del Kremlin', que pone a prueba la unidad europea", apunta.

"Si Europa no recibe al menos 30.000 millones de m3 de gas ruso, será complicado llenar las instalaciones de almacenamiento", apunta el experto, que asegura sin embargo que el continente está "mejor preparado" que el año pasado.

En enero de 2022, antes de que estallara el conflicto, las reservas europeas de gas solo estaban llenas en un 54%.

La misma incertidumbre se aplica a la industria. "Si hay una ola de frío a finales de enero, los precios volverán a subir", advierte Nicolas de Warren, presidente de la asociación que agrupa a las industrias más consumidoras de energía de Francia.

También teme que haya competencia entre Europa y Asia --donde los precios "son ahora superiores a los europeos--para obtener gas natural licuado (GNL).

im-bur/pc/eg