Gary Neville recuerda su paso por el Valencia: “No quería ir a entrenar, sentía vergüenza”

El paso de Gary Neville por el Valencia dejó más tristezas que alegrías: 28 partidos dirigidos, 10 victorias, 7 empates y 11 derrotas. El propio inglés, en su podcast “Off Script”, recordó su etapa como entrenador del conjunto Che y lo hizo con una sorprendente honestidad: “No quería ir a entrenar, sentía vergüenza”.

Las últimas novedades sobre el coronavirus

El exdefensor del Manchester United, quien dirigió al club español en la temporada 2015-2016, reconoció también sus fallas. “Subestimé estar en una liga diferente de un país diferente”, subrayó. Y agregó: “Nunca me ocupé de mi papel principal, que era tratar de ganar partidos de fútbol. Al principio, estaba claro que algunos jugadores no estaban contentos y yo debería haber tomado grandes decisiones sobre aquellos que no estaban comprometidos con el club en ese momento”.

Otro de los detalles que influyó en su mala estadía fue el idioma. “Me sentí avergonzado de utilizar un traductor, ya que me siento un buen comunicador”, afirmó el británico. “Los jugadores necesitan un mensaje coherente y creer en el proceso. No les di eso. Lo más importante que me enseñó el Valencia fue el ser clínico y decisivo en la toma de decisiones. Cuando miro a los líderes, yo quiero claridad, consistencia y acciones decisivas, y yo no era ninguna de esas cosas en Valencia, era débil”, añadió.

Neville reveló que llegó a España por la tentadora propuesta de Peter Lim. “Decidí hacerlo por él, porque había mostrado una gran fe en mí y quería pagárselo”, confesó. E intentó explicar luego su error al decir que sí: “Mirando hacia atrás, lo último que necesitaba el Valencia era un entrenador sin experiencia y lo último que necesitaba yo era personal sin experiencia… Fue una decisión que tomé en dos días, influenciada por un poco de arrogancia y ego. Había estado en uno de los clubes más exitosos del mundo durante 20 años (Manchester United), pero rápidamente descubrí que cuando no estás preparado y te enfrentas a algo para lo que no estás cualificado, entonces recibes una bofetada. Era un extraño en una ciudad que no me esperaba”.