El Parlamento georgiano respalda al nuevo primer ministro y su Gobierno

Agencia EFE
·3  min de lectura

Tiflis, 22 feb (EFE).- El Parlamento de Georgia respaldó este lunes al nuevo primer ministro, Irakli Garibashvili, y la composición de su Gobierno, que sustituyen al Ejecutivo de Gueorgui Gajaria, quien dimitió la semana pasada en señal de protesta contra el arresto del líder del principal partido opositor del país.

Garibashvili y el nuevo Gabinete de ministros obtuvieron el voto de 89 diputados del gobernante partido el Sueño Georgiano, mientras dos parlamentarios opositores votaron en contra en una maratoniana sesión que se prolongó por casi once horas.

RELACIÓN CON LA OPOSICIÓN

Durante su intervención en el Parlamento, Garibashvili afirmó que el diálogo con la oposición es "obligatorio", pero aseguró que las autoridades no conversarán con "criminales" y "cabezas calientes" que quieren destruir Georgia.

Según el nuevo primer ministro, el objetivo de la parte radical de la oposición "es similar al de Rusia, que está interesada en la desestabilización" en el país caucasiano.

Graibashvili indicó que una de las prioridades de su Ejecutivo será el pronto inicio de la vacunación contra la covid-19 en Georgia.

Junto con la figura del primer ministro, los parlamentarios aprobaron también la composición del nuevo Gobierno, propuesto por Garibashvili y en el que conservan sus cargos nueve de los once ministros del anterior Ejecutivo.

CRISIS POLÍTICA

Garibashvili, que ya ocupó el cargo de primer ministro entre 2013 y 2015, fue propuesto para encabezar el Gobierno tras la sorpresiva renuncia el jueves pasado de Gajaria, que presentó su dimisión por estar en desacuerdo con la decisión judicial de arrestar al líder del principal partido opositor, Nikanor Melia.

"Considero injustificada la orden de arresto cuando existe el peligro de una escalada política", explicó Gajaria.

La semana pasada, a petición de la Fiscalía General, el Legislativo privó a Melia de su inmunidad parlamentaria, tras lo cual el Tribunal de Tiflis ordenó el miércoles el arresto del opositor, al que se le acusa de liderar hace dos años un intento de asalto al Parlamento que dejó decenas de manifestantes y policías heridos.

Sin embargo, Melia se refugió el miércoles en la sede de su formación, el Movimiento Nacional Unido (MNU), y sus seguidores impidieron que fuera arrestado.

El delito que se le imputa al líder opositor, de 41 años, contempla una pena de hasta 9 años de prisión.

Tras la dimisión de Gajaria, el Ministerio del Interior de Georgia declaró que "suspende provisionalmente" la ejecución del dictamen judicial.

El líder de MNU, al igual que todos los diputados de la mayor formación opositora y legisladores de otros partidos de la oposición, boicotean las labores del Parlamento por considerar fraudulentas las elecciones legislativas de octubre pasado, que ganó el partido oficialista.

ELECCIONES ANTICIPADAS

El dirigente opositor calificó previamente a Garibashvili de un "títere" y aseguró que la oposición continuará reclamando elecciones anticipadas al Legislativo.

"El fin del Sueño Georgiano está cerca", afirmó.

A su vez, la formación gobernante, con 90 de los 150 escaños en el Parlamento, asegura que no hay motivos para convocar nuevas elecciones parlamentarias, ya que no existen pruebas de presuntas falsificaciones en los comicios.

No obstante, según el MUN, los comicios son necesarios para superar la crisis política que estalló en el país.

Los opositores llamaron a las autoridades a "cesar la persecución" de los disidentes al tiempo que aceptaron posponer una protesta fijada para el 25 de febrero si se reanudan las conversaciones.

Según el analista Nikoloz Mchedlishvili, "la oposición se muestra dispuesta a compromisos porque no confía en poder reunir actos masivos e intimidar así a las autoridades".

Mientras, el experto Petre Mamradze declaró a Efe que existen motivos para "temer un caos", ya que la parte radical de la oposición está dispuesta a ejecutar "un guion revolucionario".

(c) Agencia EFE