Garantizada la continuación de los enlaces ferroviarios por el Canal de la Mancha en el día de Navidad

Anna MALPAS con Martine PAUWELS en Londres
·3  min de lectura

Las autoridades británicas aseguraron el jueves que mantendrán los enlaces ferroviarios y marítimos a través del Canal de la Mancha en Navidad para agilizar el cruce de miles de camiones varados tras la aparición de la nueva cepa de coronavirus.

Pese al anuncio el martes por la noche de la reapertura parcial de la frontera francesa, miles de camioneros europeos pasaron una cuarta noche en la cabina de sus vehículos y en condiciones difíciles, mientras esperan ser testeados por el covid-19.

El ministro de Transporte británico, Grant Shapps, dijo que discutió la situación con su homólogo francés, Jean-Baptiste Djebbari.

"Acordamos que la frontera entre el Reino Unido y Francia en el Eurotunel, Dover y Calais permanecería abierta durante la Navidad para permitir que los conductores y ciudadanos regresen a casa lo antes posible", precisó en Twitter.

El transporte público se interrumpe tradicionalmente en el Reino Unido el día de Navidad y solo se reanuda parcialmente al día siguiente.

Según el ministro, 2.364 camioneros habían sido examinados el jueves al medio día, tres de los cuales resultaron positivos.

"Pasar días en un camión los sitúa en una categoría de riesgo extremadamente baja", dijo, y señaló el tweet de la comisaria europea de transportes, Adina Valean, pidiendo "levantar todas las restricciones" sobre los transportistas.

- Desastre -

Desde los famosos acantilados de Dover, el jueves se podían ver filas de vehículos pesados esperando poder abordar los transbordadores en el muelle.

Según el Departamento de Transporte del Reino Unido, unos 6.000 camiones esperaban el miércoles por la noche para cruzar la frontera, incluidos 3.750 vehículos estacionados en el cerrado aeropuerto de Manston.

"Sigue siendo un desastre. Los conductores siguen desesperados", resumió una portavoz de la Federación Nacional de Transportistas por carretera de Francia (FNTR).

En Manston, "hace cuatro días que no se dan una ducha, apenas tienen comida y bebida. Están en una situación humana, e incluso sanitaria, peligrosa", denunció. "Las quejas aumentan. En un momento, terminarán por rebelarse".

- 3.500 raciones de comidas -

En el lugar, grupos de voluntarios se organizaron para auxiliar a los conductores, muchos de los cuales pasarán la Navidad fuera de casa.

Así, en un templo sij de la localidad de Gravesend, a unos 85 kilómetros del puerto, se prepararon el jueves unas 3.500 comidas.

La operación de detección masiva comenzó en la tarde del miércoles, con apoyo militar, en virtud de un acuerdo entre Londres y París para reanudar el tráfico hacia Francia, que había sido suspendido tras la identificación de la variante potencialmente más contagiosa del virus en el Reino Unido.

Según la embajadora de Francia en Reino Unido, Catherine Colonna, un equipo de 26 bomberos franceses llegó la madrugada del jueves a Dover con 10.000 pruebas para ayudar a los británicos y "acelerar el paso de camioneros al continente".

También se trata de permitir que la cadena de suministro británica, muy dependiente de los camiones, vuelva a funcionar antes de que surja la escasez.

La comisaria europea Adina Valean estimó que en total 10.000 camioneros europeos habían tenido dificultades para regresar del Reino Unido, criticando a Francia por haberles impuesto restricciones.

mpa-liu/gmo/oaa/msr/mb