“Muchas ganas de joderlos”: Emmanuel Macron rompió el silencio tras las críticas por sus declaraciones contra los no vacunados

·3  min de lectura
Macron había generado revuelo el martes por su frase contra los no vacunados, a quienes dijo querer "joder hasta el final"
MICHEL EULER

PARÍS.- Emmanuel Macron se hizo cargo este viernes de las controversiales declaraciones que hizo días atrás sobre las personas que eligen no vacunarse contra el Covid-19, a quienes calificó como “irresponsables” y confesó tener “muchas ganas de joderlos”.

A tres meses de las elecciones presidenciales –a las que aún no confirmó si se presentará, aunque se asume que buscará la reelección–, el jefe de Estado francés brindó una conferencia de prensa junto a la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, sobre la presidencia francesa de la Unión Europea (UE), y dijo que “algunos pueden haberse sentido impresionados por una manera de hablar que parece coloquial y que asumo por completo”.

El mandatario agregó: “A mí lo que me impresiona es la situación [sanitaria] en la que estamos. La verdadera fractura del país es ésta, cuando algunos hacen que su libertad se convierte en una irresponsabilidad, un eslogan”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ofrecieron una rueda de prensa en París, al Francia asumir la dirección del Consejo de la UE por seis meses
MICHEL EULER


El presidente francés, Emmanuel Macron, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ofrecieron una rueda de prensa en París, al Francia asumir la dirección del Consejo de la UE por seis meses (MICHEL EULER/)

En una entrevista publicada el martes por el diario Le Parisien, Macron había asegurado querer “fastidiar hasta el final” a las personas no vacunadas.

Hoy, el presidente explicó que lo que quería lograr era que “sonasen las alarmas” y subrayó que todo ciudadano tiene derechos y, “sobre todo”, deberes. “El concepto de libertad termina donde está la libertad del otro, donde la vida del otro puede estar en peligro”, remarcó.

El mandatario liberal utilizó en francés el verbo “emmerder”, un registro coloquial que sorprende en un jefe de Estado y que se puede traducir como “joder”, “molestar”, “fastidiar” o “complicar la vida”.

Para los observadores, con esta polémica, Macron intentó aglutinar detrás de él a los partidarios de la vacunación e imponer el tema de la pandemia de Covid-19 en una precampaña electoral teñida por temas de derecha como la migración y la inseguridad.

Pero sus inesperadas declaraciones le valieron las críticas de toda la oposición, de la izquierda radical a la ultraderecha.

Entre quienes lo han criticado figuran sus eventuales rivales en las próximas elecciones: la líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen, quien afeó a Macron su “vulgaridad”, y la candidata de Los Republicanos, Valérie Pécresse, quien dijo que “los insultos nunca son una buena solución”.

“Vacunar, vacunar, vacunar”

Además de hacer referencia a sus palabras del martes, Macron aprovechó el encuentro de este viernes con Von der Leyen para destacar que Francia no es el único país que apuesta por restringir las libertades de quienes no quieran vacunarse contra el coronavirus.

“Algunos (gobiernos) hacen la vacunación obligatoria a partir de una determinada edad, pero la mayoría imponen restricciones a la vida social y dicen: ‘si no estás vacunado, no puedes acceder a este lugar’”, ha explicado Macron en la rueda de prensa.

Las personas no vacunadas “no solo ponen en peligro la vida del resto, sino también limitan la libertad de los demás y eso no puedo aceptarlo”, subrayó el presidente francés, reiterando que su estrategia para salir de la crisis sanitaria pasa por “vacunar, vacunar, vacunar”.

Agencias AFP y DPA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.