Ganan medio dólar menos que sus colegas. La discriminación salarial golpea más a este grupo

Vanessa Santos se había ganado a puro pulmón su posición en una start-up de tecnología. Graduada en Comunicaciones, la joven latina estudió cuáles eran las industrias en que pagaban mejor y hacia allí encaminó su interés. A pesar de tener un título, no dudó en empezar desde la base, como recepcionista, para aprender el negocio.

Fue aportando ideas hasta que le dieron el primer ascenso a los tres meses. Un tiempo después estaba inmersa en su carrera a todo tren. Era una de las que más viajaba por razones de trabajo, de las que más tarde se quedaba en la oficina. Quería demostrar que era merecedora de la confianza y la inversión que había puesto la compañía en ella.

Un día, conversando con una colega, se enteró de que mientras a ella le pagaban $64,000, a otros en su posición le pagaban $85,000. Ese fue el día en que Santos decidió ir a Recursos Humanos y pedir un ajuste de salario, que no es lo mismo que un aumento. Se lo dieron esta vez y otras cada vez que habló y reclamó sus derechos.

Vanessa Santos indicó la importancia de la unión entre las mujeres para luchar contra la desigualdad salarial.
Vanessa Santos indicó la importancia de la unión entre las mujeres para luchar contra la desigualdad salarial.

“Las mujeres latinas somos el grupo demográfico que menos nos pagan en todos los niveles de carrera”, dice Santos, codirectota ejecutiva de WeallGrowLatina, una plataforma que ayuda a empresarias, influencers, profesionales y latinas en general a avanzar en sus carreras y a trabajar unidas para lograrlo.

El 8 de diciembre se celebra en Estados Unidos el Latina Equal Pay Day, en el que organizaciones y activistas llaman la atención una vez más sobre la desigualdad salarial que afecta a las latinas, que ganan como promedio 57 centavos por cada dólar que ganan los trabajadores varones blancos. Esto se traduce en que las latinas deben trabajar casi dos años para ganar lo mismo que un hombre blanco en un año.

Otras estadísticas indican que debido a la disparidad salarial las latinas dejan de ganar $1.4 millones a lo largo de una carrera de 40 años. También afecta la jubilación de las latinas, que tendrían que trabajar casi hasta los 90 años para ganar la misma cantidad de dinero que ha ganado un trabajador masculino anglo a los 60 años, según cifras del National Women’s Law Center.

En el caso de las madres latinas, la brecha salarial es aun mayor porque ganan $46 centavos por cada dólar que gana un trabajador anglo.

“Las mujeres latinas están viviendo de cheque en cheque”, apuntó Santos.

La brecha salarial sigue golpeando a las latinas que ganan casi medio dólar menos que sus colegas varones anglos en la misma posición. Si son madres, la situación es peor.
La brecha salarial sigue golpeando a las latinas que ganan casi medio dólar menos que sus colegas varones anglos en la misma posición. Si son madres, la situación es peor.

Más presencia laboral de la mujer, pero el salario no sube

Santos señala que si bien la presencia y representación de mujeres en las compañías y negocios es cada vez mayor, muchas veces se le da la posición a una latina para cumplir con una cuota.

“En muchas ocasiones yo he sido la única latina en la mesa”, dice Santos, indicando que en esas condiciones es difícil hablar y llevar las ideas adelante, por eso lo más útil es crear alianzas entre las mujeres.

“Es importante que seamos dueñas de la mesa y abrir la puerta para otras latinas”, dice Santos, que indica que lo fundamental es no quedarse callada.

Cuando ella vio los beneficios de hablar con Recursos Humanos y pedir un ajuste salarial, tomó entonces la decisión de ayudar a otras latinas a reclamar sus derechos. Primero formó grupos de WhatsApp para alertar a las colegas cuánto pagaban en determinada posición y después formó un grupo dentro de su misma compañía, con el apoyo de Recursos Humanos, para ayudar a las latinas a eliminar la brecha salarial.

Casa Blanca lanza estrategia para combatir desigualdad salarial

Cuando en el 2019 decidió crear su propio emprendimiento, y a finales del año pasado se unió a Weallgrowlatina, ya estaba convencida de que las mujeres unidas podían crear una red para crecer en sus negocios.

Por eso uno de los eventos que organiza la Latina Equal Pay Day, que Santos codirige con la fundadora Ana Flores, es Latinas Own the Table, una conversación virtual en colaboración con la plataforma de búsqueda de trabajo Indeed, para que las participantes puedan desarrollar su potencial profesional.

Aunque cada vez hay más presencia laboral de la mujer, esta sigue ganando menos salario que los hombres, y las latinas son las más afectadas de todos los grupos demográficos.
Aunque cada vez hay más presencia laboral de la mujer, esta sigue ganando menos salario que los hombres, y las latinas son las más afectadas de todos los grupos demográficos.

Entre los recursos disponibles en el sitio web están: Cómo combatir la brecha salarial; Listado de compañías que se alinean con tus valores y Lleva tu carrera al próximo nivel.

“Yo solía no negociar mi salario por miedo a perder la oferta, pensaba que si negociaba iban a decir: ‘Ella es muy difícil’. Pero eso es un síntoma de que a las latinas nos dicen: ‘Tú pides mucho, eres muy agresiva’. Eso nunca se los dicen a los hombres”, señala Santos.

Es importante que comencemos a entender que hablar de dinero no es malo, apunta, invitando a las latinas a poner el precio correcto a la labor, a los servicios y a los artículos que venden.

Doble discriminación a las latinas

A la discriminación salarial que afecta a las latinas se suma la discriminación por edad. La organización AARP anunció en junio que su encuesta anual Mirror/Mirror: Women’s Reflections on Beauty, Age and Media indicó que la discriminación por la edad es la que más afecta a las mujeres de más de 50 años de todas las razas.

Un 48 por ciento de las encuestadas dijo que son discriminadas por la edad y que lo que más las afecta es el escrutinio del peso y la imagen. Esto tiene a su vez un impacto significativo en la salud mental de las mujeres, indicó el estudio.

“La discriminación por edad afectó al 50 por ciento de las latinas encuestadas”, especificó a el Nuevo Herald Gilza Fort Martínez, terapeuta matrimonial y de familia de Miami, que fungía como portavoz de AARP en este estudio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las latinas son también discriminadas por su acento, dijo la terapeuta, y esos factores reunidos le provoca ansiedad y depresión a la mujer. Para combatirlos recomendó practicar la respiración consciente, la meditación y valorar más su aporte profesional y trabajar para establecer un balance entre su vida profesional y personal.

Santos apuntó la importancia de que las mujeres se eduquen y establezcan una red de apoyo para avanzar en sus carreras y crear la riqueza generacional, fundamental para que disfruten sus hijos y nietos.

“La colaboración, por encima de la competencia entre nosotras, es la manera en que vamos a acabar con la brecha salarial”, concluyó Santos.