Confiesa llevar 10 años ocultando que le tocaron 55 millones en la lotería

·3  min de lectura

Un hombre de 67 años ha confesado públicamente, aunque manteniendo su identidad en el anonimato, haber ganado hace una década más de 55 millones de dólares (46,4 millones de euros) en la lotería en California (Estados Unidos) y habérselo ocultado todo el tiempo a su familia y amigos. En su confesión explica también los motivos por los que decidió no contar nada.

Ganó millones en la lotería y se lo cultó a su familia y amigos. (Foto: Getty Images)
Ganó millones en la lotería y se lo cultó a su familia y amigos. (Foto: Getty Images)

Esta confesión ha tenido lugar en el portal MarketWatch, donde el periodista y columnista especializado en finanzas personales Quentin Fottrell ofrece consejo a quienes se lo piden. A él es a quien alguien que firma como ‘Ganador de lotería discreto’ le ha dirigido la carta publicada hace unos días. En el texto explica que el premio lo ganó hace unos 10 años y que lo guardó en secreto. No se lo dijo a sus padres, ya fallecidos, ni tampoco a su hermana. 

Lo único que ha comprado

Pese a los millones en su cuenta bancaria, cuenta que ha mantenido “un perfil bajo”. Se compró una casa, que dijo haber alquilado, y una “camioneta nueva”. La duda que plantea a Fottrell es si se equivocó “al no decírselo a nadie”. Reconoce que sabe que sus padres no le habrían pedido nada, pero no piensa lo mismo de su hermana. “Me habría dicho que donara la mitad a su iglesia. No he donado dinero a nadie ni a ninguna organización. Tampoco creo en prestar dinero a amigos y familiares, pase lo que pase. Si lo hiciera, estaría arruinado”, asevera.

Añade su edad y que está “muy cómodo” con la vida que lleva sin grandes gastos ni nadie a su cargo. Sobre su hermana puntualiza que si no ha compartido con ella su dinero es porque “no me agradan ni ella ni su marido, y no he hablado con ella en más de 10 años”. Es más, confía en que no sepa ni dónde vive y comenta de pasada que “trató de hacer cosas horribles a nuestros padres” y él le puso fin.

Dicho esto, insiste en preguntar si se equivocó al no compartir la noticia del premio con nadie. En su respuesta, Fottrell le informa de que pese al empeño puesto en no informar de su situación de millonario en estos años, “California es uno de los más de media docena de estados que impiden que los ganadores de la lotería mantengan el anonimato total y los nombres de los ganadores de la lotería forman parte del registro público”. Por eso, salvo que tenga un nombre real muy común, le comenta que “los medios de comunicación y asesores financieros sin escrúpulos se han puesto en contacto con los ganadores de la lotería anteriores”.

Las cosas que el dinero no puede comprar

Más allá de eso, en su larga respuesta añade valoraciones como que “el dinero no cambia quién eres”, pero que sí “puede cambiar la percepción que los demás tienen de ti”. También que con él se pueden comprar muchas cosas, pero no “relaciones auténticas con amigos y vecinos, y no puede comprar más tiempo en el planeta”. Por todo eso valora que no ve “nada de malo en vivir tu vida de la manera que quieres vivirla y resistir el impulso de compartir la noticia con cualquiera, incluso y especialmente con tu familia”. 

A modo de sugerencia “no solicitada”, como él mismo puntualiza, apunta que si decide sentarse a estudiar con un asesor financiero qué hacer con su fortuna, quizá pueda determinar qué causas son importantes para él. Le sugiere, dado lo que cuenta de sus padres y su hermana, ancianos víctimas de algún tipo de abuso.

También te puede interesar:

EN VÍDEO | Hombre devuelve un billete de lotería perdido de un millón de dólares al propietario

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.