¿Por qué ha ganado Bolsonaro en Brasil? Estas son las 5 claves de su victoria

Laura Riestra
El candidato de la ultraderecha brasileña, Jair Bolsonaro, después de votar.

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro ha pasado de ser el candidato brasileño peor valorado y de ser el objeto de miles de mujeres por sus comentarios machistas a quedarse a sólo tres puntos de conseguir su sueño: la presidencia del país. El llamado 'Donald Trump brasileño' se ha hecho este domingo con un resultado que está muy por encima del imparable ascenso que pronosticaban las últimas encuestas.

¿Cómo y por qué se ha dado su victoria? Estas son las claves.

1. La división (y a abstención) en Brasil

En Brasil hay una realidad: la sociedad está radicalmente dividida, factor al que se le suma que en esta cita con las urnas ha habido un récord de abstención del 20,3%. ¿El resultado? Tras esta primera vuelta se ha dibujado un nuevo mapa político: el norte y noreste siguen siendo feudos del Partido de los Trabajadores, que aspiraba a hacerse con su quinto mandato consecutivo, pero el sur, la zona más adinerada, apoya a Bolsonaro.


El mapa no deja ninguna duda: el candidato de extrema derecha ha obtenido más de la mitad de los votos en los estados de Sao Paulo y Rio de Janeiro, dos de los más ricos del país. Frente a él, su adversario Fernando Haddad (PT, izquierda), ha triunfado en los estados pobres del nordeste, el tradicional feudo electoral de su mentor, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien cumple 12 años de condena por corrupción pasiva y fue declarado inelegible.

Por otro lado, en lo que al porcentaje de abstención se refiere, este implica que un total de 29,9 millones de brasileños han decidido no acudir a las urnas para elegir presidente en Brasil. Esto es el mayor índice desde las elecciones de 2002, según ha informado el Tribunal Superior Electoral (TSE). Y el dato se da pese a que el voto es obligatorio en Brasil.

2. Poco que celebrar en el PT

El candidato del PT, Fernando Haddad, tras las elecciones en Brasil.

Sí, pasan a la segunda...

Sigue leyendo en El HuffPost