GameStop: qué chance hay de que ocurra en la bolsa argentina "la rebelión" de Wall Street, con posteos en Reddit, fondos de inversión y acciones que se disparan

Rafael Córdoba Poó
·4  min de lectura

Las acciones de Gamestop, una cadena estadounidense de venta de videojuegos, se dispararon de manera insólita en la última semana sin que la empresa hiciera algún anuncio que ameritara la subida. Tras escalar 300% en la última semana, treparon un 92% el martes y otro 116% el miércoles pasados. En lo que va del año, acumulan un aumento del 7300% motivado por la coordinación de inversores novatos a través de redes sociales como Reddit.

Estos inversores comenzaron a comprar las acciones de Gamestop y otras empresas, como BlackBerry, para provocar el aumento de su precio y poner en apuros a los operadores de mercado que las utilizan para hacer shorting, una práctica que implica tomar acciones prestadas de otros inversores especulando con que su precio va a caer, venderlas y recomprarlas a precios más bajos para devolverlas, conservando un margen de ganancia.

El hecho de que las acciones de Gamestop hayan trepado barrió con las predicciones tradicionales. Sus inversores debieron desembolsar grandes sumas para recomprar y devolver las acciones que les fueron prestadas. A su vez, esta compra apurada para evitar perder más dinero con el alza infló aún más el precio.

En la Argentina ocurrieron casos similares con empresas domésticas. "Si se junta un grupo grande y alimenta la demanda de algún activo con poca liquidez, perfectamente puede replicarse el fenómeno, aunque con ciertas diferencias", señala Manuel Carpintero, porfolio manager de Nash Inversiones.

Los casos más emblemáticos son los de Petrolera del Cono Sur, Central Térmica Güemes y Endesa Costanera, sobre cuyos papeles se armaron burbujas de manera inesperada. El caso de las últimas dos ocurrió en noviembre de 2017. Endesa Costanera cerró el día 24 a $7,10 por acción y escaló a $90 dos jornadas después.

Central Térmica Güemes, por su parte, tuvo una subida de 700% en una jornada, pasando de $80 el 28 de noviembre a tocar los $650 durante el día siguiente. El caso de Petrolera del Cono Sur fue más paulatino: llegó, al cabo de varios días, a crecer de $2 a $14 en junio de 2016.

La Justicia ordena a Axel Kicillof aumentar un 80% el salario de los jueces

"Eran empresas que nadie tenía en cuenta. Por algún motivo alguien las compró y comenzaron a aparecer en las pizarras con subas significativas. Mucha gente que no sabía de mercado, al ver su alza, compró las acciones y armó un fenómeno similar al de Gamestop. La diferencia es que en la Argentina duró menos; no llegó a multiplicarse 150 veces porque no había hedge funds y porque el mercado salió a responder rápido. Cortaron el alza a los pocos días", señala José Ignacio Bano, gerente de Research y Business Intelligence en InvertirOnline.

En 2017, la Argentina instauró un sistema de operatoria por subasta en respuesta a problemas de este tipo. Las empresas que operan poco y que tienen poca capitalización bursátil (como es el caso de Gamestop) operan únicamente a partir de subastas en momentos concretos del día. No participan de la rueda de mercado que permite que haya compra y venta todo el día. Las órdenes para compra y venta se acumulan hasta un único momento en que se ejecutan todas al mismo tiempo. Esto evita las burbujas porque no da lugar a subas escalonadas a lo largo de una jornada.

La operativa, a su vez, se encuentra enfriada por una reglamentación que no permite que haya más de 10% de diferencia de precio de una subasta a otra.

Montecarlo: la ciudad balnearia proyectada hace más de un siglo y que nacería esta década

Otra gran diferencia es que en la Argentina solo puede hacerse shorting con las acciones de pocas empresas (como Pampa Energía y Grupo Financiero Galicia, que tienen gran liquidez), por lo cual no se llevaría a cabo una gran recompra de acciones que empujara aún más un papel al alza ante una subida inesperada.

"El shorting comenzó a permitirse en la Argentina en 2018 como una de las condiciones que se le pedía al mercado argentino para pasar de ser un mercado de frontera a emergente, lo cual permitió que muchos fondos pudieran comenzar a seleccionar activos argentinos para comprarlos. Pero es una práctica muy limitada y no hay posibilidades de que suceda lo mismo que sucedió con Gamestop", concluyó Bano.