El Galatasaray lamenta su racha de "mala suerte" tras la lesión de Muslera

Estambul, 16 jun (EFE).- La grave lesión del portero uruguayo Fernando Muslera, capitán del Galatasaray, es una muestra más de una temporada aciaga marcada por la "mala suerte", aunque el club no renuncia a luchar por el campeonato, dijo este martes su vicepresidente, Abdurrahim Albayrak.

La fractura de tibia y peroné de Muslera y la lesión de rodilla del delantero rumano Florin Andone, ambas sucedidas el domingo pasado en el partido contra el Rizespor, se suman a la lesión del defensa brasileño Marcao en los entrenamientos, a inicios de mes, y a la enfermedad del presidente del club, Mustafa Cengiz, sometido a una operación en mayo.

"Entre la enfermedad del presidente, Mustafa Cengiz, y las lesiones, con nuestra defensa anulada... creo que nos ha caído encima una racha de mala suerte. Pero espero que esta semana, al jugar en casa contra el Gaziantep volvamos a vivir días buenos", dijo Albayrak.

El vicepresidente hizo estas declaraciones a un reducido grupo de medios, entre ellos Efe, al salir del hospital Liv en Estambul, en el que está ingresado Muslera.

El portero fue operado esta mañana por el médico del club, Yener Ince, en una intervención que duró dos horas y media.

"Como directivo del Galatasaray, ver desde la tribuna en Rize como Muslera se rompió la tibia y como Andone se torció la pierna, era muy triste, Dios sabe lo triste que me siento", dijo Albayrak.

"Pero el Galatasaray nunca abandonará su objetivo. Continuaremos desde donde estamos. Estamos entre los candidatos más sólidos a ser campeones. Nos quedan siete partidos, y planificamos ganar esos siete partidos", agregó el vicepresidente del club.

Muslera ha recibido un gran número de mensajes de ánimo y visitas -no solo por la operación sino también porque hoy cumple 34 años- en el pequeño pero prestigioso hospital privado en el que se halla ingresado.

No solo el entrenador del Galatasaray, Fatih Terim, se desplazó a la habitación del portero, sino también lo hizo Ali Koç, presidente del Fenerbahçe, el mayor rival del club rojiamarillo.

Al tratarse de una fractura limpia de tibia y peroné, la operación "no es muy complicada", y "la unión del hueso puede tardar de tres a cinco meses", ha señalado a Efe el doctor ortopedista Acarhan Yigit, que ha tenido acceso a las radiografías del jugador.

"Seguro que no podrá jugar al menos en seis u ocho meses, pero al menos podrá empezar a entrenar a los seis meses", explicó el médico.

El Galatasaray se halla actualmente en cuarta posición en la Superliga turca, a seis puntos del Trabazonspor, que encabeza la clasificación.

(c) Agencia EFE