El G7 exige a China poner fin a la “opresión” de las voces democráticas en Hong Kong

·2  min de lectura
En esta foto de archivo tomada el 15 de julio de 2020, los peatones pasan junto a un cartel del gobierno para la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong
En esta foto de archivo tomada el 15 de julio de 2020, los peatones pasan junto a un cartel del gobierno para la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong

LONDRES.- Las potencias del G7 exigieron a China que cumpla sus compromisos en Hong Kong y ponga fin a la “opresión” contra las voces democráticas, tras aprobarse esta semana una controvertida decisión legislativa.

El G7 cuestionó en un comunicado la reciente decisión de cambiar el sistema electoral de Hong Kong, en una nueva señal de que las autoridades chinas estaban decididas a eliminar las voces y opiniones disidentes en Hong Kong, lo cual incluye asimismo arrestos arbitrarios de ciudadanos disidentes.

Decidido a aplastar el disenso en el ciberespacio, el Kremlin aprieta el puño sobre las redes sociales

“Pedimos a las autoridades de China y Hong Kong que restablezcan la confianza en las instituciones políticas de Hong Kong y pongan fin a la opresión injustificada de quienes promueven los valores democráticos y la defensa de los derechos y las libertades”, señala el comunicado.

El texto lleva la firma de los jefes de la diplomacia de Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos, así como de la Unión Europea (UE).

HRW denunció la represión contra los manifestantes en Hong Kong, la minoría musulmana iugur y los activistas que informan sobre el coronavirus
HRW denunció la represión contra los manifestantes en Hong Kong, la minoría musulmana iugur y los activistas que informan sobre el coronavirus


Las fuerzas de seguridad de Hong Kong han sido uno de los arietes del gobierno pro-Pekín para contener la disidencia

El Parlamento de Hong Kong aprobó el jueves pasado un proyecto de resolución para cambiar el sistema electoral de Hong Kong, reduciendo aún más la representación democrática en las instituciones de la ciudad e introduciendo un mecanismo para examinar la lealtad de los políticos a Pekín.

La reforma establece que solo los “patriotas” pueden dirigir Hong Kong, que tenía garantizado un sistema independiente antes de que Gran Bretaña le cediera el control a China en 1997.

Las medidas son parte de los esfuerzos de Pekín para consolidar su control cada vez más autoritario sobre el centro financiero asiático tras la imposición de una ley de seguridad nacional en junio de 2020, que los críticos han visto como una herramienta para aplastar la disidencia.

Bolivia. Detienen a la expresidenta Jeanine Áñez

“Tal decisión indica claramente que las autoridades de China continental están decididas a eliminar las voces y opiniones disidentes en Hong Kong”, dijeron en su comunicado los países del G7 y la UE.

“Hay que confiar en que la población de Hong Kong emita su voto en el mejor interés de Hong Kong. Debatir las opiniones divergentes, y no silenciarlas, es la forma de garantizar la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong”, afirmó asimismo el grupo de potencias occidentales.

Bajo la presión de las críticas occidentales, China justificó su plan como un segundo “golpe” necesario para “frenar eficazmente el caos” en Hong Kong, después de la controvertida ley de seguridad nacional del año pasado.

Esa ley, diseñada para recuperar el control del territorio semiautónomo y poner fin a las protestas prodemocráticas, ya había provocado una serie de sanciones occidentales y la condena del G7.

Agencia AFP y Reuters