El fútbol devuelve algo de la normalidad anterior a Ucrania

En medio de una guerra que dura ya más de 100 días y cuyo final no parece cercano, los ucranianos soñaban con ver a su selección clasificarse para el Mundial por segunda vez en su historia desde que lograron la independencia. No pudo ser. Pese a que vencieron primero a Escocia en Glasgow, en el partido decisivo ante Gales en Cardiff cayeron por 1-0 y se quedaron fuera de Qatar.

A unos 2.300 kilómetros de Cardiff, multitud de ucranianos se reunieron para seguir el partido en bares de Kiev y otras ciudades del país. Cantaron orgullosos el himno nacional junto a sus jugadores y vibraron con la emoción del partido hasta que el pitido final del árbitro puso fin a sus esperanzas.

La derrota fue muy dura, pero para un país devastado por la guerra, seguir con interés el partido y vibrar con su selección olvidando la dura realidad que está sufriendo, el encuentro sirvió para devolver parte de la normalidad perdida desde que Vladímir Putin decidió invadirlo el pasado 24 de febrero.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.