Furor en Italia por los nuevos bizcochos rellenos de Nutella

LA NACION

En tan sólo tres semanas se vendieron 57 millones de estos biscuits, uno por italiano

ROMA.- ¿Pudiste probar los nuevos bizcochos que sacó Nutella? Es la pregunta del millón que se oye en estos días en cafés, peluquerías, gimnasios, oficinas y colegios de Italia, donde está haciendo furor un nuevo bizcocho relleno de Nutella, es decir, de la legendaria crema de avellanas y chocolate para untar, famosa en todo el mundo.

En tan sólo tres semanas se vendieron 57 millones de Nutella biscuits, uno por italiano. El grupo Ferrero, que inventó la Nutella hace más de 50 años, facturó 8 millones de euros con este nuevo producto. Y los bizcochos en cuestión se han vuelto casi inhallables en supermercados y almacenes, un "misterio" del que se hicieron hoy eco varios medios locales.

"Ha habido un crescendo porque en la primera semana se vendieron 27.000 unidades, en la segunda, más de un millón y en la tercera, que es la última sobre la que tenemos datos, 1 millón y medio", dijo al diario La Repubblica Angelo Massaro, ejecutivo de IRI, una empresa de relevamiento de datos. Según IRI la velocidad de rotación de los paquetes en los estantes, es decir, el tiempo necesario para vender y reponer, es 2,2 veces superior al de productos análogos de Ferrero y probablemente de la competencia.

En las primeras tres semanas, como cuestan un promedio de 3 euros, el grupo Ferrero facturó 8 millones de euros

En total y visto el verdadero "boom", fueron vendidos en total 2,6 millones de paquetes, que llevan en su interior 22 bizcochos. Crocantes y redondos, estos están hechos en base a dos discos de harina de trigo y azúcar de caña y tienen un corazón cremoso de Nutella. La receta hizo que en tres semanas conquistaran el 16% de su categoría de mercado.

En las primeras tres semanas, como cuestan un promedio de 3 euros (aunque esta cronista los pagó 3.50 en un supermercado del centro histórico de Roma), el grupo Ferrero facturó 8 millones de euros. Por lo que se estima que, si se mantiene este ritmo, en un año debería superar ampliamente los 80 millones de euros, que eran el objetivo y alcanzar los 130 millones.

No sabemos si la demanda va a estabilizarse. Pero analizando los últimos cinco años se trata seguramente del lanzamiento más importante de un nuevo producto

¿Se trata de un furor pasajero, relacionado con la novedad de un producto evidentemente destinado a los fanáticos de la Nutella -invento adorado no sólo por chicos, sino también, por grandes-, o durará? "No sabemos si la demanda va a estabilizarse. Pero analizando los últimos cinco años se trata seguramente del lanzamiento más importante de un nuevo producto", dijo Massaro, que destacó que los novedosos bizcochos rellenos de Nutella tuvieron un éxito enorme en los primeros días de venta, por lo que "esto hace pensar que serán numerosas las segundas compras".

Para los italianos, la Nutella es un producto emblématico, que forma parte de la historia del país. De hecho, es un producto que nació en los duros tiempos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, en 1945, cuando en Alba, Piamonte, al noroeste del país, un pastelero de la zona, Pietro Ferrero, una noche inventó en su laboratorio una mezcla genunina, sabrosa y de bajo costo, que enloquecía a los niños. Era el "Giandujot", una barrita con una envoltura dorada que podía cortarse con cuchillo y untarse en el pan. En los años de pobreza de la posguerra, se trató de un pequeño lujo al alcance de todos, que enseguida se convirtió en un boom.El producto fue evolucionando y haciéndose más untable con la Supercrema de 1951, pero el verdadero salto de calidad fue en 1964, cuando Michele Ferrero, hijo del fundador, no sólo perfeccionó aún más la fórmula, sino que la bautizó con un nombre perfecto, que iba a impactar también afuera de Italia: Nutella. Habrá que ver si los Nutella Biscuits corren la misma suerte.