La furiosa carta contra Joe Biden de la madre de un soldado muerto en Afganistán que Instagram dio de baja

·2  min de lectura
Shana Chappell junto a su hijo, Kareem Nikoui
Shana Chappell junto a su hijo, Kareem Nikoui

Shana Chappell fue el domingo pasado a la base aérea de Dover, en Delaware, para recibir el cajón donde descansaban los restos de su hijo, el marine Kareem Nikou, uno de los 13 soldados estadounidenses que murieron por el atentado perpetrado por Estado Islámico en el Khorasan (EI-K) el jueves último cerca del aeropuerto de Kabul en plena evacuación de Estados Unidos y otras potencias de Afganistán.

Igual que Chappell, varios familiares recibieron con enojo y cuestionamientos al presidente Joe Bien durante la ceremonia homenaje en Delaware.

Se equivocó: el papa Francisco citó a Merkel para hablar sobre Afganistán, pero era una frase de Putin

Después del evento, la mujer –quien sigue considerando a Donald Trump como “su” presidente- le escribió una furiosa carta al mandatario demócrata, que publicó en su cuenta de Instagram. Poco después, su cuenta fue suspendida. Tras una ola de críticas, Facebook –dueño de Instagram- dijo que se trató de un “error” y rehabilitó la cuenta, según el diario ABC de España.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué decía esa carta? En el texto, Chappell le recuerda al presidente demócrata el intercambio que tuvieron en Delaware, le recrimina que miró en reiteradas oportunidades su reloj durante la ceremonia -una actitud interpretada como una falta de respeto- y lo llamó “débil y traidor”, al tiempo que abonó la teoría del fraude sobre la elección presidencial del año pasado, una afirmación que lanzó Trump pero de la que nunca hubo pruebas.

Corea del Norte: por qué Kim Jong-un volvió a rechazar millones de vacunas contra el coronavirus

La carta completa

Presidente Joe Biden, ¡este mensaje es para ti! Sé que mi cara está grabada en tu mente. Ayer pude mirarte directamente a los ojos y tener unas palabras contigo. Después de que deje descansar a mi hijo, me volverás a ver. Recuerda. Soy la que estuve a diez centímetros de tu cara y te dijo que nunca volveré a abrazar a mi hijo, escuchar su risa e intentaste interrumpirme para contarme una de tus historias de sollozos. Pero esto no es sobre ti, así que no lo hagas.

Luego intentaste decirme que solo querías que supiera que sabes cómo me siento. ¡No sabes cómo me siento y no tienes derecho de decir que sabes cómo me siento! Miraste para otro lado como si estuvieras enojado conmigo y te dije que la única razón por la que estaba hablando contigo fue por respeto a mi hijo.

TOPSHOT - US President Joe Biden looks down alongside First Lady Jill Biden as they attend the dignified transfer of the remains of a fallen service member at Dover Air Force Base in Dover, Delaware, August, 29, 2021, one of the 13 members of the US military killed in Afghanistan last week. - President Joe Biden prepared Sunday at a US military base to receive the remains of the 13 American service members killed in an attack in Kabul, a solemn ritual that comes amid fierce criticism of his handling of the Afghanistan crisis. Biden and his wife, Jill, both wearing black and with black face masks, first met far from the cameras with relatives of the dead in a special family center at Dover Air Force Base in Delaware.The base, on the US East Coast about two hours from Washington, is synonymous with the painful return of service members who have fallen in combat. (Photo by SAUL LOEB / AFP)
SAUL LOEB


TOPSHOT - US President Joe Biden looks down alongside First Lady Jill Biden as they attend the dignified transfer of the remains of a fallen service member at Dover Air Force Base in Dover, Delaware, August, 29, 2021, one of the 13 members of the US military killed in Afghanistan last week. - President Joe Biden prepared Sunday at a US military base to receive the remains of the 13 American service members killed in an attack in Kabul, a solemn ritual that comes amid fierce criticism of his handling of the Afghanistan crisis. Biden and his wife, Jill, both wearing black and with black face masks, first met far from the cameras with relatives of the dead in a special family center at Dover Air Force Base in Delaware.The base, on the US East Coast about two hours from Washington, is synonymous with the painful return of service members who have fallen in combat. (Photo by SAUL LOEB / AFP) (SAUL LOEB/)

Te volví a decir cómo me quitaste a mi hijo y que no podré volver a abrazarlo, besarlo y reírme con él otra vez. Decidiste darte vuelta y caminar y te grité “¡la sangre de mi hijo está en tus manos!”. Levantaste las manos mientras te alejabas de mí haciendo un gesto como diciendo “ok, lo que sea”.

¡No eres el presidente de Estados Unidos! ¡Hacer trampas no es ganar! ¡No eres para nada un líder! ¡Eres un ser humano débil y un traidor! Le diste la espalda a mi hijo y a todos nuestros héroes.

Te vas a ir de la Casa Blanca de una forma u otra porque tú no perteneces ahí. La sangre de mi hijo está en tus manos. La de los 13 de ellos. Si mi presidente Trump estuviera en el cargo que le corresponde, mi hijo y los otros héroes estarían vivos.

Me volverás a ver pronto.

Por cierto, mientras bajaban del avión los restos de mi hijo y de los otros héroes caídos, te observé faltarnos el respeto por lo menos en cinco momentos diferentes al mirar tu reloj. ¿Qué carajo era tan importante que tenías que seguir mirando tu reloj?

No eres nada especial Biden. Estados Unidos te odia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.