La furia de Nicole generó una erosión descomunal en la costa de Florida con olas de más de 15 pies

Nicole tocó tierra en el noreste de Florida como huracán categoría 1 y se debilitó a tormenta tropical pero sus marejadas ciclónicas destruyeron casas y obligaron a evacuar una zona de edificios que corren riesgo de desplomarse por la erosión costera.