Funes desmiente operación de narcos mexicanos

SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — El presidente Mauricio Funes desmintió el miércoles las versiones según las cuales narcotraficantes mexicanos estén entrenado en el país a pandilleros y rechazó que su gobierno esté siendo chantajeado por las pandillas para mantener la tregua y bajar el índice de homicidios.

"No tenemos ninguna evidencia que nos haga pensar, no siquiera abrir una línea de investigación, en este sentido de que en el cerro de Guazapa estén siendo entrenados miembros de algunas de las pandillas existentes en el país por cárteles de la droga mexicana", dijo el mandatario en conferencia de prensa.

Citando un informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, un periódico local publicó que los supuestos adiestramientos del cártel mexicanos Los Zetas se estarían realizando en algún lugar del cerro de Guazapa, a unos 25 kilómetros al norte de la capital, una zona de difícil acceso donde el ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) tuvo parte de sus campamentos durante la guerra interna (1980-1992).

Funes dijo a los periodistas que no existe ninguna investigación abierta sobre el tema de parte de la policía, la Fiscalía General de la República o el Organismo de Inteligencia del Estado.

El mandatario también negó que su gobierno esté siendo chantajeado o extorsionado por los líderes de las pandillas para mantener una tregua que ha bajado el índice de los homicidios desde hace un año y afirmó que ellos únicamente han sido facilitadores del pacto entre las pandillas Mara Salvatrucha (MS) y Barrio 18.

"Tampoco es cierto de que las pandillas estén chantajeando o extorsionado al gobierno. El gobierno ha sido facilitador de este entendimiento entre dos pandillas rivales, las dos más grandes del país, las dos que controlan o que tienen incidencia en una cantidad significativa del territorio nacional", expresó.

Funes sostuvo que la tregua entre las pandillas "no es suficiente para resolver el problema de la delincuencia en el país", pero señaló que "lo que ha creado es un escenario favorable para situar los problemas en su justa dimensión, eso es lo único".

Explicó que su gobierno sigue combatiendo a las pandillas y dijo que apoyan el proyecto de municipios libres de violencia porque crean condiciones para buscar una estrategia integral que dé solución a los problemas de violencia y delincuencia que por años han afectado al país.

Cuando se registraban al menos 14 muertes violentas al día, los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18 acordaron en la primera semana de marzo de 2012, una tregua para bajar la cifra de muertes violentas. Con la tregua, el promedio diario de homicidios se redujo a cinco por día al finalizar el año.

En enero de 2013, los líderes de las pandillas se comprometieron el sábado a involucrar a todas sus estructuras en la implementación de los "municipios libres de violencia", como parte de una segunda fase del acuerdo entre los pandilleros para bajar el índice de homicidios en el país

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 50.000 jóvenes y adolescentes. Alrededor de 9.000 están presos, según cifras policiales.

Cargando...