El funeral de Felipe: los planes de Harry y Meghan, aún inciertos

·3  min de lectura
Durante la foto oficial de la boda de Harry y Meghan Markle el 21 de mayo de 2018
Archivo

NUEVA YORK.- Harry parece en un laberinto y debe decidir si reunirse con la familia real para el funeral de su abuelo, el príncipe Felipe -que murió este viernes a los 99 años- y quizás dejar a su esposa, Meghan Markle, embarazada, en California o, bien, quedarse a su lado y no aparecer por Londres.

Los planes del segundo hijo de Carlos y Diana aún son inciertos -la noticia llegó a los Sussex en la noche de California-, pero para los medios de prensa no hay duda. “Estaba muy cerca de su abuelo, las relaciones tensas son con los otros Windsor”, dijo una fuente real al New York Post, evocando la brecha creada por los dos rebeldes que “huyeron” a Estados Unidos y que culminó con la impactante entrevista con Oprah Winfrey, cuando Meghan acusó a la familia de su esposo de racismo.

Príncipe Felipe: una muerte que golpeará más a la reina Isabel que a la monarquía

Aún no ha llegado ninguna reacción oficial de la pareja respecto a un posible viaje a Gran Bretaña. “El hará lo que pueda para ir, especialmente para estar cerca de su abuela en estos días terribles”, dijo otra fuente real al Daily Mail.

En cuanto a Meghan, esperaría la opinión de su médico: incluso sin Covid-19, un vuelo de 12 horas desde Los Ángeles a Londres podría estar contraindicado para la duquesa, que espera un bebé para el próximo verano boreal.

Dejando a un lado la logística, la muerte de Felipe ha vuelto a poner de relieve la falla en las relaciones de la familia real británica. Cada vez más abierto al trauma mental que sufrió después de la muerte de su madre, acaso Harry sufra de culpa por abandonar a la familia en la que creció.

Murió el príncipe felipe; Reina Isabel; corona; el mundo; sociedad
Lefteris Pitarakis


La familia real, en una celebración en 2014, en Londres (Lefteris Pitarakis/)

Los Sussex salieron de Londres en marzo de 2020, pero se suponía que el duque regresaría a fines de junio para las celebraciones oficiales del 95 cumpleaños de su abuela (la ceremonia conocida como “Trooping the Colour”) y el centenario de su abuelo, o en julio, cuando un La estatua de Diana se inaugure en el Palacio de Kensington. Un proyecto apoyado por él y su hermano William.

Fox, que siempre ha tenido una postura crítica hacia Meghan, atribuyó un enojo de Felipe a las declaraciones de los dos con Winfrey. “Dicen que se enfureció”, insinuó el presentador del programa “Fox and Friends”, Brian Kilmeade, al vincular la muerte del esposo de la reina con la entrevista. “Estaba tratando de recuperarse y esta baldosa se golpeó en la cabeza”, graficó.

En realidad, según lo que Harry ha dicho en repetidas ocasiones, las relaciones con el patriarca de la Familia Real nunca se habían roto: Felipe fue uno de los primeros miembros de la familia en dar la bienvenida al pequeño Archie, e incluso después de la salida a Estados Unidos de la pareja había hablado a menudo por Zoom con su nieto y su esposa, quien había puesto una condición a la entrevista con Oprah: si la salud del príncipe se hubiera deteriorado, la CBS no debía transmitido.

Agencia ANSA