El funeral de Benedicto XVI: un rito perturbado por su dimisión en 2013

Cuando se preparan los funerales de un papa en funciones, un protocolo a seguir, bien definido, existe. Pero con la muerte de Benedicto XVI este sábado 31 de diciembre, el Vaticano se enfrenta a una situación sin precedentes, ya que el Papa emérito dimitió en 2013. En consecuencia, será el papa en ejercicio, Francisco, quien presida los funerales de Benedicto XVI el próximo 5 de enero.

Tras la muerte de un papa, el funeral y la sucesión se llevan a cabo de forma extremadamente cuidadosa. Esta vez, con la muerte de Benedicto XVI, el Vaticano se aventura en terra incognita, ya que el papa cuyo funeral tendrá lugar el 5 de enero, dimitió hace casi diez años. El papa emérito será enterrado en una cripta de la Basílica de San Pedro.

La muerte del pontífice desencadena normalmente la rápida convocatoria de un cónclave durante el cual los cardenales eligen a su sucesor. Este escenario queda excluido en el caso de Benedicto XVI, puesto que Francisco ya le sucedió en 2013. Además, será él quien presida los funerales del papa emérito.

¿Qué protocolo elegir? Las autoridades vaticanas llevaban ya varios días trabajando en ello, tras el repentino empeoramiento de la salud de Joseph Ratzinger. Pero sus reflexiones se están llevando en el mayor secreto.

Un calendario habitualmente fijado por los Cardenales

Una ceremonia presidida por el papa Francisco


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Falleció Benedicto XVI, el papa que sorprendió a la Iglesia católica