La Fundación LED se solidarizó con Morales Solá tras el ataque del diputado Tailhade

·3  min de lectura
Tailhade reaccionó airadamente contra el accionar del oficialismo
Emiliano Lasalvia

La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) manifestó su rechazo a la agresión publicada en redes sociales por el diputado nacional Rodolfo Tahilade contra el periodista Joaquín Morales Solá a raíz de la columna que firmó en LA NACION el miércoles pasado.

“La Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH es clara al establecer que »la censura previa, interferencia o presión directa o indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de comunicación oral, escrito, artístico, visual o electrónico, debe estar prohibida por la ley. Las restricciones en la circulación libre de ideas y opiniones, como así también la imposición arbitraria de información y la creación de obstáculos al libre flujo informativo, violan el derecho a la libertad de expresión», a la vez que recuerda que «los funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio por parte de la sociedad.»”, señaló la fundación LED, que preside la exdiputada Silvana Giudici (Juntos por el Cambio). Y añadió: “En consecuencia hechos como el presente constituyen una limitación a los derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional y en los Tratados Internacionales que la integran”.

Tailhade, el abanderado del peligroso mecanismo de la discordia

Tailhade había reaccionado con una violenta declaración a las revelaciones de Morales Solá sobre las maniobras de presión oficialista en busca remover del Poder Judicial a jueces y fiscales que resultan incómodos para la vicepresidenta Cristina Kirchner y su entorno. “Morales Sola, un sicario barato de los jueces y fiscales que tienen terror de mostrar su patrimonio, pretende extorsionarme desde la tapa de @LaNacion para que no pida las declaraciones juradas. Rajá de acá, turro decrépito”, escribió en Twitter el legislador, que en los últimos tiempos asumió un fuerte protagonismo en la estrategia judicial del Frente de Todos y tiene una relación estrecha con el nuevo ministro de Justicia, Martín Soria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esos dichos originaron comunicados de respaldo a Morales Solá por parte de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), la Academia Nacional de Periodismo y el Foro de Periodismo Argentino (Fopea).

Tailhade es el principal impulsor de un pedido de declaraciones juradas patrimoniales de 25 fiscales, elegidos de manera arbitraria. Según explica Morales Solá en su artículo de hoy, “muchos de ellos investigaron o acusaron al kirchnerismo (sobre todo a Cristina Kirchner, a sus hijos y a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López, muy cercanos a la poderosa familia política) de prácticas corruptas durante los mandatos de la expresidenta”. Y se excluye a otros funcionarios que simpatizan con el actual Gobierno.

El acalorado cruce entre Fabián Doman y Rodolfo Tailhade: “No me vengan con que hay que ser cortés”

No es la primera vez que Tailhade responde agresivamente a una publicación periodística que no comparte. El año pasado fue imputado en una causa que le inicio Luis Majul por amenazas, luego de que el diputado publicó también en Twitter un mensaje en el que pretendía incriminarlo en maniobras de espionaje: “Hiciste mucho daño y ahora llegó el momento de que pagues. Sos un delincuente”.

El lunes pasado, volvió a apuntar contra Majul. Presentó una denuncia ante la Comisión Bicameral de Control y Seguimiento del Ministerio Público Fiscal por un informe del periodista en LN+. Tailhade dijo haber sido víctima de un “evidente acto de espionaje ilegal” porque Majul difundió en su programa “los datos de formularios web” que el diputado había presentado para acceder a las declaraciones juradas de los fiscales, formularios a los que el periodista consideró “un acto de embestida hacia los fiscales de la Nación”.

“Las apreciaciones dadas por este periodista ya no me sorprenden porque todos sabemos a qué intereses representa. Lo que es de una gravedad institucional importante es cómo esos datos (...) llegaron a manos del periodista”, afirmó Tailhade, que acusó al funcionario del Ministerio Público Juan Casanovas, a quien identificó como “mano derecha del procurador Eduardo Casal”.