Funcionarios venezolanos y ejecutivos de Chevron sostienen reuniones a puertas cerradas

El gobierno de Estados Unidos otorga una licencia de seis meses que permite a Chevron aumentar la producción de petróleo en Venezuela

HOUSTON/CARACAS, 7 dic (Reuters) - Funcionarios venezolanos y ejecutivos de la petrolera estadounidense Chevron Corp sostuvieron el miércoles una reunión privada en la sede de la empresa mixta Petropiar para discutir las operaciones y la gerencia, pero los trabajadores quedaron fuera, dijeron tres fuentes cercanas al asunto.

El encuentro se produjo tras la emisión de una licencia por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en noviembre, parte del esfuerzo de Washington para alentar las conversaciones entre el presidente Nicolás Maduro, cuya reelección de 2018 calificó de farsa, y la oposición en busca de realizar comicios generales en 2023. El ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, el presidente de la estatal petrolera PDVSA, Asdrúbal Chávez, y el jefe para Venezuela de Chevron, Javier La Rosa, tenían previsto esta semana dirigirse a los trabajadores de las cuatro empresas mixtas que comparten PDVSA y Chevron.

El primer encuentro con los trabajadores sería en las instalaciones de la empresa mixta Petropiar, en la Faja del Orinoco. Pero después de cambios de última hora en la agenda, optaron por realizar reuniones ejecutivas a puertas cerradas. La segunda de esas reuniones privadas está prevista para el jueves en la sede de la empresa mixta Petroboscán, en el oeste de Venezuela, dijeron las fuentes. Chevron y PDVSA no proporcionaron comentarios de inmediato. No estaba claro si se nombraron nuevos gerentes generales en algunas empresas mixtas, como estaba previsto. Se espera que los empleados de las empresas conjuntas, que son pagados por PDVSA de acuerdo con las leyes venezolanas, seguirán trabajando en los mismos términos, una situación que ha enfurecido a algunos líderes sindicales que afirman que el personal necesita salarios más altos y mejores condiciones en medio de una economía azotada por la inflación y la depreciación. Sin embargo, PDVSA y Chevron están en conversaciones para ampliar los beneficios y fomentar un mejor desempeño en las instalaciones, especialmente en el mejorador de Petropiar, clave para suministrar crudo pesado a Estados Unidos, según fuentes cercanas a las conversaciones.

(Reporte de Marianna Párraga en Houston, Mircely Guanipa en Maracay y Deisy Buitrago en Caracas)