Funcionarios de salud mundiales apoyan vacuna AstraZeneca tras alarma por estudio sudafricano

John Revill
·4  min de lectura
FILE PHOTO: COVID-19 vaccinations in Basingstoke

Por John Revill

GINEBRA, 8 feb (Reuters) - Funcionarios mundiales de salud dieron su respaldo a la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19, después de que saltó la alarma mundial por un estudio que mostró poco efecto contra la enfermedad leve causada por la variante que ahora se propaga rápidamente en Sudáfrica.

La perspectiva de que las nuevas variantes del virus puedan desarrollar la capacidad de eludir las vacunas es uno de los principales riesgos que se cierne sobre la estrategia global para salir de la pandemia mediante la implementación de vacunas este año.

Sudáfrica, donde una nueva variante representa ahora la gran mayoría de los casos, anunció inicialmente una pausa en el lanzamiento de un millón de dosis de la vacuna de AstraZeneca.

No obstante, el lunes dijo que aún podría lanzarla de "manera escalonada", distribuyendo 100.000 dosis y monitoreándola para ver si previene hospitalizaciones y muertes.

"Es demasiado pronto para descartar esta vacuna", dijo Richard Hatchett, director ejecutivo de Coalition for Epidemic Preparedness Innovations, una fundación que colidera el programa global COVAX para proporcionar dosis de vacunas a países pobres.

Más de 330 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca forman la inmensa mayoría de las dosis que COVAX pretende comenzar a distribuir en una primera fase en países pobres a partir de este mes.

"Obviamente, el mundo está lleno de virus de tipo salvaje contra los que se sabe que actúa esta vacuna de Astrazeneca", dijo Hatchett.

El profesor Salim Abdool Karim, copresidente del Comité Asesor Ministerial de Sudáfrica sobre COVID-19, dijo que es demasiado pronto aún para concluir que el fármaco de AstraZeneca no evitaría la enfermedad grave causada por la variante prevalente allí.

Si la vacuna no funciona bien contra las nuevas variantes del virus que están evolucionando, también podría ser una señal ominosa para otras vacunas, lo que demuestra que el virus puede frustrar potencialmente los esfuerzos de los científicos para combatirlo.

El mensaje general de la Organización Mundial de la Salud y otros fue: que no cunda el pánico. Varios funcionarios de salud mundial señalaron que el estudio sudafricano es pequeño y probó la vacuna usando un intervalo corto de cuatro semanas entre la primera y la segunda dosis, a pesar de que desde entonces surgió evidencia de que funciona mejor si hay un lapso más largo.

Cada vez está "más claro que cuanto más largo es el intervalo entre las dos dosis, mayor es la eficacia", dijo Kate O'Brien, jefa de inmunizaciones de la OMS.

El investigador principal del ensayo sudafricano dijo a Reuters que cree que la vacuna tenía un papel importante que desempeñar en África y en todo el mundo, y que el millón de dosis en Sudáfrica, que vencen en abril, debería implementarse rápidamente, no desperdiciarse.

INFECCIONES GRAVES

Varios gobiernos occidentales se pronunciaron a favor de la vacuna, que ha recibido la aprobación de muchos.

La vacuna es el pilar principal del programa de vacunación en Reino Unido, que hasta ahora ha sido el más rápido entre los países grandes en vacunar a su gente. Se trata principalmente de otra variante de rápida propagación contra la que se ha demostrado que la vacuna funciona bien.

"Creemos que las dos vacunas que estamos usando actualmente son eficaces, como digo, para detener la enfermedad grave y la muerte", dijo a los periodistas el primer ministro británico, Boris Johnson. Londres también está usando la vacuna de Pfizer.

Olivier Veran, ministro de Salud de Francia, que espera que la vacuna acelere un programa que marcha rezagado frente a otros países ricos, dijo que la vacuna de AstraZeneca brinda protección suficiente contra "casi todas las variantes" del virus.

No obstante, si las vacunas no funcionan con la eficacia esperada contra variantes nuevas y emergentes, el mundo podría enfrentarse a una batalla contra el virus mucho más larga y más cara de lo que se pensaba anteriormente.

La variante dominante en Sudáfrica está circulando en al menos otros 40 países, incluido Estados Unidos.

Austria advirtió contra los viajes no esenciales a su provincia alpina del Tirol debido a un brote de la variante sudafricana. También se detectaron casos al norte de París, lo que obligó a cerrar una escuela.

(Reporte de Emma Farge, John Revill y Stephanie Nebehay en Suiza; reporte adicional de Guy Faulconbridge y Kate Holton en Londres y Alex Winning en Johannesburgo; escrito por Giles Elgood; editado en español por Carlos Serrano)