Funcionarios festejan el Año Nuevo con vecino de Miguel Hidalgo

CIUDAD DE MÉXICO., diciembre 31 (EL UNIVERSAL).- Sólo con la promesa de que vendrían funcionarios de la alcaldía Miguel Hidalgo, fue como Doña Lupe, vecina del 23, aceptó quitar la ropa de los tendederos y los montones de ropa que tenía acumulada en los lavaderos comunitarios, pues no quería recibir el Año Nuevo con trabajo.

De allí que cuando llegaron Hegel Cortés, director de Gobierno y Asuntos Jurídicos; Ulises Labrador, director de Participación Ciudadana; Óscar Figuerola, coordinador de Comunicación Social; y Salvador Morales, de Desarrollo Social, ya no estaban colgadas camisas y calzones, sobre todo, que decoran regularmente el patio de la vecindad de Lago Cuitzeo 99, colonia Anáhuac.

Esto facilitó el trabajo de empleados y funcionarios de la alcaldía, para colgar piñatas y demás objetos tradicionales en estas fiestas decembrinas, mientras que otros acomodaban enormes mesas con manteles y desplegaban las sillas, para que los 80 habitantes de esa vecinas e invitados, recibieran el "20-20", como le llaman al año nuevo.

Al ver esto, Enrique Ponce, quien vive en este humilde lugar desde hace más de 23 años, estuvo a punto del llanto, "porque nunca antes nadie de la delegación (se resiste a llamarle alcaldía) nos ha visitado, mucho menos gente del Gobierno o de la Presidencia de la República. De verdá que se siente bonito", dice mientras se sueña con un pañuelo que en alguna ocasión fue azul.

Y mientras comienzan a llegar las cazuelas con mole, arroz, cochinita, rajas con crema, tinga de res y de pollo, los vecinos se miran unos a otros, como si soñaran; todos en silencio, observaban con incredulidad como los funcionarios acomodan los guisados y repartían platos, vasos y cubiertos desechables, esos que mañana ya no podrán ser vendidos.

De pronto, el director Jurídico y de Gobierno los arranca del embrujo en que se encuentran, para expresarles el gusto que es para la alcaldía Miguel Hidalgo encontrarse con ellos.

"Hemos de decirles que este agasajo lo llamamos ‘#ComidaConCausa’, en la que los propios trabajadores nos cooperamos para, de alguna manera, agradecerles a ustedes, vecinos de esta demarcación, habernos tolerado este año. De verdad, lo hacemos con gusto y esperamos que estos humildes alimentos sean de su agrado", dijo, en breve discurso, Cortés Miranda.

Sin más palabras por agregar, pues se percató que los moradores de las 18 viviendas y sus invitados, miraban más las cazuelas que ponerle atención, invitó a los presentes proceder conforme a derecho.

En el convivio, fuera del micrófono, los funcionarios explicaron a los vecinos que la comida, es hacerles llegar un momento de alegría, que tradicionalmente le llaman "#CenaConCausa", pero en este caso, por la hora, es "#ComisaConCausa", dijo Figuerola, "vocero" de la alcaldía, mientras se bajaba el taco con un vaso de agua de piña.

Pero no todo quedó en comida, ¿qué va? También, los Santos Reyes disfrazados de funcionarios, llevaron dulces, juguetes y piñatas a los pequeños que miraban con recelo a "los extraños", porque por ellos los privaron de sus juegos en el patio.

Y los adultos con regocijo recibieron arcones navideños, "para continuar la fiesta y reciban el Año Nuevo como lo merecen", comentó con abierta sonrisa Labrador, no el personaje de la Biblia, sino el encargado de Participación Ciudadana de la Miguel Hidalgo.