Las fuerzas de seguridad birmanas arrestan a dos periodistas en Naipyidó

Bangkok, 19 mar (EFE).- Las fuerzas de seguridad birmanas arrestaron este viernes a dos periodistas en Naipyidó, la capital del país, frente a un tribunal donde cubrían la declaración judicial de Win Htein, político arrestado de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido de Aung San Suu Kyi.

Según informó el diario digital The Irrawaddy, U Aung Thur, periodista del servicio birmano de la BBC y U Than Htike Aung, antiguo editor y redactor del portal Mizzima News, fueron detenidos por agentes de paisano.

Naciones Unidas contabilizó, antes de estas dos nuevas detenciones, en al menos 37 periodistas arrestados -19 de ellos todavía bajo custodia de las autoridades- desde la sublevación militar del pasado 1 de febrero.

A los arrestos se suma el cierre de medios, la junta militar anunció el 8 de marzo que revocaba las licencias informativas de cinco de los medios: Myanmar Now, 7DayNews, Mizzima, DVB y Khit Thit Media.

Las detenciones de los dos periodistas este viernes se produjeron horas después del arresto de Kyi Toe, un destacado portavoz de la LND que informó durante las primeras semanas del golpe de Estado sobre la situación de la depuesta líder, Aung San Suu Kyi.

Desde la sublevación militar al menos dos miembros de la LND han muerto mientras se encontraban bajo custodia de las fuerzas de seguridad y con la sospecha de que al menos uno de ellos fue torturado antes de morir.

Los militares han intensificado en los últimos días su ofensiva contra Suu Kyi y miembros de la LND en libertad, y han ahogado notablemente el flujo informativo al cortar desde hace cinco días la conexión de datos móviles, lo que imposibilita la retransmisión en directo de las manifestaciones en contra del régimen militar.

El Ejército defiende la actuación de las autoridades y justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios legislativos de noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi y que fueron calificados de legítimos por los observadores internacionales.

(c) Agencia EFE