Para las fuerzas de seguridad argentinas, el avión sospechoso tenía como objetivo tareas de espionaje

·5  min de lectura
El Boeing 747 de Emtrasur que está retenido en Ezeiza y cuya tripulación está bajo sospecha por presuntos nexos con terroristas
El Boeing 747 de Emtrasur que está retenido en Ezeiza y cuya tripulación está bajo sospecha por presuntos nexos con terroristas

El desembarco del avión venezolano con tripulantes iraníes es evaluado en reserva por sectores del Estado como una operación de inteligencia. Descartadas en público desde las más altas esferas del Gobierno las versiones de que podría haberse tratado de una amenaza terrorista, en realidad la del espionaje sí es una hipótesis que manejan entre fuentes de seguridad que están al tanto de la operación y activadas por los siguientes interrogantes: ¿a qué vinieron los tripulantes del avión de carga? ¿se corresponde el costo del traslado de ese avión con el valor de la carga transportada? ¿Las aeronaves de carga hacen viajes a pérdida?

Se trata de una de las hipótesis que sigue una de las fuerzas de seguridad directamente involucradas en la trama del avión de la empresa Emtrasur. Más aún: esa información confidencial fue elevada por los responsables de esas fuerzas a las autoridades políticas, con lo cual están en la mesa de las hipótesis oficiales. Pese a ello, las fuentes oficiales de la Casa Rosada negaron ante LA NACION las versiones sobre las posibles operaciones de inteligencia y mantienen el discurso esgrimido en público por el ministro del Interior, Aníbal Fernández, el titular de la AFI, Agustín Rossi, y el jefe de Gabiente, Juan Manzur.

¿Un militar de los Quds o un homónimo? Diferencias en el Gobierno y las fuerzas de seguridad por la identidad del piloto iraní

“Una operación de inteligencia es una operación de largo plazo. ¿Tal vez vinieron a ver cómo era el aeropuerto?” “¿Buscaban algún tipo de relaciones?” “¿Probaban cómo es la carga?”, “¿Hacían un chequeo de ruta?”, se preguntó una de las fuentes del caso que intervino pocas horas después de concretarse el arribo de la aeronave, que quedó incautada por la justicia federal de Lomas de Zamora, que investiga presuntos nexos con organizaciones terroristas. Las fuerzas de seguridad recibieron advertencias de importantes servicios de inteligencia extranjeros, que contribuyeron a su hipótesis de trabajo: que se trataría de un operativo de espionaje.

Pese a ello, en el Gobierno no hay una única lectura del tema. Rossi aseguró hoy que no hay indicios de que sea una alerta terrorista. “No hay ningún dato que permita afirmar que hay una amenaza terrorista. El motivo del viaje del avión está justificado, el contrato está en orden”, dijo en radio El Destape. “Las agencias del Estado han actuado correctamente. No hay ninguna objeción”, sostuvo el funcionario, que en las horas previas había sido criticado tras decir en una entrevista televisiva, sin pruebas, que los iraníes eran instructores de vuelo de los venezolanos.

Sobre el origen de la información del avión y en medio de distintas versiones que dan cuenta de que la Argentina habría sido alertada de la llegada de la nave por parte de otros país, las fuentes consultadas aseguraron que “había información”, pero “nada sistematizado” y aseguraron que recién entre el 7 y el 8 de junio, uno y dos días después del arribo de la nave a suelo argentino, “empezó a llegar información de otras agencias”.

Allanamiento en el hotel Plaza Central Canning
El allanamiento de ayer en el hotel Plaza Central Canning, donde están los 14 venezolanos y los cinco iraníes - Créditos: @Ricardo Pristupluk


El allanamiento de ayer en el hotel Plaza Central Canning, donde están los 14 venezolanos y los cinco iraníes (Ricardo Pristupluk/)

“Se sabía que había elementos que fueron sospechosos, se los investigó exhaustivamente, se repasó plan de vuelo, tripulación, se pasaron perros para detectar drogas o explosivos, lo que fue descartado. Se cumplieron todos los pasos para un procedimiento de rutina. Estamos tranquilos porque se hizo todo dentro de los parámetros habituales”, completaron en defensa del operativo fuentes inobjetables de la PSA, que depende del Ministerio de Seguridad, que encabeza Aníbal Fernández.

En el Gobierno, sin embargo, juraron que no hubo avisos de otros países o agencias, pero hay quienes evaluaron que la AFI “jugó mal” y que “no le dieron trascendencia” o que “subestimaron el tema”. A su vez, hay quienes dentro del oficialismo cuestionaron que la AFI no tuviera una actuación primaria. En el medio del planteo se cuelan las fechas: la semana del 6, cuando arribó el avión, fue justamente cuando se daba el traspaso del organismo de manos de Cristina Caamaño a Rossi.

Parte de la expectativa de conocer más sobre los tripulantes está puesta en el análisis que se llevará adelante sobre los elementos secuestrados en el allanamiento al hotel en el que se alojan, en Canning. “Hay que ver qué aparece en los teléfonos secuestrados y con quién se vincula esta gente”, explicaron fuentes al tanto de la investigación. Las expectativas son moderadas. En rigor, nadie cree que haya rastros allí.

Las fuerzas de seguridad y los demorados durante la lectura del acta en el hotel de Canning
Las fuerzas de seguridad y los demorados durante la lectura del acta en el hotel de Canning


Las fuerzas de seguridad y los demorados durante la lectura del acta en el hotel de Canning

Como si se tratara de una novela de suspenso, en el caso se mencionan la participación, en las sombras, de agencias de inteligencia de distintos países. “Variedad de agencias con competencias superpuestas”, desarrollaron. “Es imposible leer esto por fuera de una lectura geopolítica”, aseguraron.

Por estas horas y mientras la mayor atención se concentra en los tripulantes iraníes hay quienes hacen lectura más amplias sobre los hombres que hoy están bajo la mira del juez Federico Villena. “La marca se la están llevando los iraníes, pero Venezuela no está fuera del radar ”, dijo un funcionario de una fuerza de seguridad.

Las diferentes dependencias del Estado que intervienen en el caso quedaron bajo la lupa. Desde el oficialismo, en tanto, señalaron a la oposición. “No hay opción que les pudiera convencer. Sea que los dejamos ir porque los dejamos ir, así como si se quedaron, porque se quedaron”, deslizaron. “De cualquier modo dirían que es un escándalo”, agregaron. A la oposición también la apuntaron por la filtración del caso, que en los primeros días se mantuvo en reserva. Ante el eventual escenario de que los iraníes y venezolanos pudieran seguir viaje, la dimensión que tomó el episodio y los señalamientos de la oposición complicó las chances de conocer más sobre sus actividades y funciones, remarcaron desde el oficialismo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.