Fuerzas iraquíes se acercan a simbólica mezquita en Mosul mientras los residentes huyen

Por Patrick Markey y John Davison
Helicópteros del ejército iraquí dispararon misiles contra posiciones del grupo insurgente Estado Islámico en la Ciudad Vieja de Mosul el domingo, mientras tropas en terreno se acercaron a la estratégica mezquita de al-Nuri. Imagen de un policía cerca de un edificio destruido por el Estado Islámico en Mosul, Irak, el 19 de marzo 2017. REUTERS/Thaier Al-Sudani

Por Patrick Markey y John Davison

MOSUL, Irak (Reuters) - Helicópteros del ejército iraquí dispararon misiles contra posiciones del grupo insurgente Estado Islámico en la Ciudad Vieja de Mosul el domingo, mientras tropas en terreno se acercaron a la estratégica mezquita de al-Nuri.

Tropas de la policía federal habían logrado avanzar más allá de la estación de trenes en el oeste de Mosul, cerca de la mezquita. Un comandante dijo que estaban muy cerca de tomar control de esa posición, considerada además simbólica.

Los residentes abandonaban el área cargando bolsas con sus pertenencias entre edificios derrumbados y escuchando el ruido de disparos de artillería de fondo. La mayoría de quienes huían eran mujeres y niños.

"La policía federal y las fuerzas de respuesta rápida reanudaron sus avances después de haber detenido sus operaciones antes por mal tiempo. Las tropas tienen el objetivo de recuperar el resto de la Ciudad Vieja", dijo un portavoz policial.

La batalla por arrebatar al Estado Islámico el último bastión en Irak entró en su sexto mes. Las fuerzas del gobierno iraquí, respaldadas por asesores de Estados Unidos, artillería y fuerzas aéreas, han logrado despejar el este y la mitad del oeste de Mosul. Su foco ahora es controlar la Ciudad Vieja.

Los combates recientes buscan avanzar a la mezquita de cientos de años de al-Nuri , con su famoso minarete inclinado. Su captura sería un golpe para Estado Islámico ya que fue desde ahí que su líder Abu Bakr al-Baghdadi lanzó el autoproclamado califato en julio del 2014, después de que militantes radicales habían capturado territorios en Irak y Siria.