Grupos indígenas de Ecuador condicionan diálogo a retirada de fuerza pública

·3  min de lectura

Por Alexandra Valencia

QUITO, 21 jun (Reuters) -El líder de grupos indígenas en Ecuador, que han realizado una protesta en contra de las políticas económicas del presidente Guillermo Lasso, dijo el martes que los manifestantes no se reunirán con el Gobierno hasta que frene la represión por parte de la fuerza pública en ciertas zonas de Quito.

Miles de indígenas marcharon el lunes en la capital para exigir a Lasso respuestas a diez pedidos que incluyen bajar el precio de los combustibles, ampliar plazos para pagar sus deudas financieras, limitar la expansión petrolera y aumentar el presupuesto para la salud y educación intercultural.

El gobierno ha respondido a las demandas, pero los indígenas condicionaron un diálogo a que Lasso retire a las fuerzas de seguridad de un parque donde preveían concentrarse, dijo en una intervención en redes sociales, el líder del grupo indígena CONAIE, Leonidas Iza.

"Estas condiciones suponen una serie de voluntad del gobierno nacional para bajar las acciones represivas, derogar el estado de excepción y la desmilitarización del Parque el Arbolito", agregó Iza, en referencia a las medidas especiales que Lasso extendió el lunes a seis provincias.

Dos personas murieron durante las manifestaciones, informó el dirigente, mientras que casi 100 resultaron heridas.

Las fuerzas públicas y los manifestantes se enfrentaron en la capital la tarde del martes y algunos participantes de las marchas arrojaron palos y se encontraron con gases lacrimógenos y proyectiles no letales, según un testigo de Reuters.

El comandante de la policía, Fausto Salinas, dijo que confiscaron diésel y gasolina, así como armas blancas a algunos manifestantes. Unas 80 personas fueron arrestadas y más de 100 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos, agregó.

La fiscalía dijo en un comunicado que su oficina principal había sido atacada, aunque no especificó por quién.

Las protestas estallaron por primera vez el año pasado después de que Lasso, un exbanquero conservador, congeló los precios de la gasolina y el diésel más usados ​​a tasas más altas que antes de asumir el cargo. La situación se calmó después de que el gobierno abrió conversaciones, pero los líderes indígenas dicen que el mandatario no está escuchando sus preocupaciones.

Los manifestantes en Guayaquil, donde hubo una masiva concentración, dijeron a Reuters que están siendo golpeados por los altos precios de los alimentos y otros artículos básicos.

En tanto, los residentes de la capital se despertaron para encontrar algunas carreteras cerradas y partes del sistema de transporte público suspendido.

Las carreteras hacia Quito han estado bloqueadas desde que comenzaron las protestas hace una semana y el aeropuerto de la ciudad dijo que vuelos estaban siendo cancelados.

Las fuerzas armadas dijeron el martes temprano que no permitirían que las protestas dañaran la democracia del país.

"Las Fuerzas Armadas no permitirán que se intente romper el orden constitucional o cualquier acción contra la democracia y de las leyes de la República", dijo el ministro de Defensa, Luis Lara, en una declaración de prensa junto a jefes militares.

Lara culpó a narcotraficantes y al crimen organizado por la violencia en las protestas.

Las protestas han impedido la producción de unos 189.000 barriles de crudo, dijo el Ministerio de Energía en un comunicado, e informó que la fuerza mayor declarada por la petrolera estatal Petroecuador se extendió a toda la industria para incluir a los operadores privados.

(Reporte adicional de Tito Correa en Quito y Yury García en Guayaquil. Editado por Marion Giraldo)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.