Las Fuerzas Armadas de Brasil prosiguen con su misión sanitaria en la Amazonía

Agencia EFE

Atalaia do Norte (Brasil), 21 jun (EFE).- Un equipo de las Fuerzas Armadas de Brasil se desplazó este domingo a la recóndita localidad de Atalaia do Norte, en el corazón de la Amazonía, para auxiliar a los equipos de salud locales en el combate y tratamiento de la COVID-19 entre las comunidades indígenas de la región.

Atalaia do Norte, en el suroeste del estado del Amazonas y fronteriza con Perú, está situada en el Territorio Indígena del Vale do Javari, la segunda mayor reserva indígena del país y donde vive el mayor número de pueblos originarios no contactados del mundo.

Pero el creciente aumento de contagios por coronavirus entre los indígenas, una de las poblaciones más vulnerables a la enfermedad, ha causado preocupación entre las autoridades, por lo que el Gobierno brasileño desplegó esta semana una misión sanitaria para proteger los cerca de 7.000 indios que residen en el Vale do Javari.

Los 23 profesionales que integran la misión distribuyeron en los centros médicos de Atalaia do Norte, de unos 20.000 habitantes, alrededor de 70.000 equipamientos de protección individual e insumos médicos, incluyendo ventiladores pulmonares, máscaras, guantes, alcohol en gel y test rápidos para detectar el nuevo coronavirus.

"En ese momento, es necesario llevar auxilio a las comunidades remotas del (estado) del Amazonas, que ya tienen dificultades y están sufriendo en esta época", dijo en un comunicado la capitana y médica Fernanda Dalcomo.

Dos de los beneficiados de la acción en Atalaia do Norte fueron Newton y Anita Marubo, una pareja de la etnia Marubo que testó positivo para el coronavirus y ha sido atendida en un puesto de salud de la localidad.

"Tengo dolor de cabeza, debilidad, a veces me pasa algo en el corazón", pero "ya me han dado el remedio, a mi esposa también, y ahora espero mejorar. Vamos a esperar a ver como será después del tratamiento", dijo Newton en declaraciones a EFE.

El trabajo de las Fuerzas Armadas es complementado por los diversos Departamentos Sanitarios Especiales Indígenas (DSEI) que actúan en la región, especializados en la atención médica a indígenas, pero que suelen sufrir con la falta de equipamientos esenciales de salud y medicamentos.

Con la propagación del coronavirus hacia el interior de Brasil, la amenaza del virus se ha intensificado en esta recóndita región del país, en la que ya se han registrado al menos 44 infectados.

El patógeno sigue en acelerada expansión en el país, que según los datos divulgados por un consorcio formado por los principales medios de comunicación del país, ha superado la barrera de los 50.000 muertos.

(c) Agencia EFE