Después de días de silencio, el Gobierno aceptó eventuales conexiones de los iraníes con el terrorismo

·5  min de lectura
Alberto Fernández y Joe Biden
Alberto Fernández y Joe Biden

Luego de días de silencio combinado con sospechas de una “operación” para dañarlo, el gobierno de Alberto Fernández aceptó ayer las posibles conexiones con el terrorismo internacional de los iraníes que viajaban en el polémico avión de bandera venezolana que permanece en el aeropuerto de Ezeiza, con sus tripulantes retenidos y sin pasaportes en un hotel de Canning.

Después de que desde distintos ministerios insistieran en que no había vínculos entre los iraníes y la fuerza Al Quds, brazo de la Guardia Revolucionaria Irání, el ministro de Seguridad Aníbal Fernández admitió que uno de los tripulantes, Gholamreza Ghasemi, tendría vínculo con el grupo terrorista. “Se recibió por distintos canales información de organismos extranjeros que advertían de la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con la fuerza Quds de La Guardia Revolucionaria de Irán”, dijo ayer el ministro en Radio Perfil.

“Los iraníes de la tripulación tendrían presuntamente vínculos con las Fuerzas Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica especializada en operaciones de inteligencia militar, definida por EE.UU. como organización terrorista, según la denuncia”, informó días atrás la agencias de noticias EFE.

Las Fuerzas Quds, un grupo de la Guardia Revolucionaria iraní especializada en inteligencia y definida como terrorista por Estados Unidos, no aparecen mencionadas en el registro de entidades vinculadas al terrorismo que maneja el Ministerio de Justicia argentino . A ese grupo pertenecería al menos uno de los cinco iraníes que no están por ahora autorizados a dejar el país y que llegaron en un avión de carga venezolano, también investigado por sus posibles vínculos con el terrorismo y que fue autorizado por la Anac para aterrizar en el aeropuerto internacional de Ezeiza.

La Justicia ordenó retenerles los pasaportes a los iraníes del avión venezolano y no podrán dejar el país

En el Registro Público de Entidades vinculadas al Terorismo (RePet) aparece Ahmad Vahidi, uno de los dirigentes iraníes buscados por Interpol por su participación en el atentado a la AMIA de julio de 1994. Vahidi figura como comandante de Al Quds, organización de la que, según informes, al menos uno de los cinco iraníes que están con sus pasaportes retenidos tendrían vinculación. El nombre Al Quds también aparece en el registro argentino como alias de la organización Jund Al Aqsa, con sede en Siria y aparentemente sin vinculación con la organización considerada terrorista por Estados Unidos .

Además de Ghasemi, Mohammad Khosraviarag, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi son los nombres de los iraníes, cuya presencia en el avión de Emtrasur, rechazado en su intento de ingreso a Uruguay, motivaron pedidos de explicaciones de la oposición y el inicio de una causa judicial en trámite.

La ONU

Desde el Ministerio de Justicia, que encabeza Martín Soria, afirmaron que el RePet se alimenta de información internacional que define la ONU. “La nómina propiamente dicha son listados internacionales que provienen de ONU. Son listados que la Argentina acepta por los compromisos internacionales asumidos y eso alimenta la nómina del RePET”, comentaron desde ese ministerio, aunque destacaron que el Registro Nacional de Reincidencia, relacionada con la “información local”, puede sumar organizaciones o individuos “si hay algún pedido de que alguien no salga del país y algún requerimiento de algún juez local”.

Durante la jornada, Migraciones y la Cancillería coincidían en que ninguno de los cinco iraníes estaba sospechado de actividades terroristas . De todos modos, la titular de Migraciones, Florencia Carignano, ordenó una nueva revisión de sus pasaportes para chequear nuevamente su autenticidad. “El apellido de alguno de ellos (Ghasemi) es coincidente con un miembro de la Guardia Revolucionaria, pero no es la misma persona”, señalaron desde el Gobierno, donde continúa la incomodidad y el sutil cruce de acusaciones por las responsabilidades en haber dejado ingresar el avión de carga al país. Sin embargo, y a pesar de que en el Gobierno desconfían de una “operación” en la que involucran a la oposición, el ministro de Seguridad confirmó que uno de los tripulantes tendría vínculos con las Quds.

Conferencia de prensa del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández
El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, admitió el vínuclo de un miembro de la tripulación del avión varado en Ezeiza con un grupo terrorista - Créditos: @Captura Presidencia


El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, admitió el vínuclo de un miembro de la tripulación del avión varado en Ezeiza con un grupo terrorista (Captura Presidencia/)

Desde algunos despachos apuntan al Anac como la entidad que “autorizó” que el avión circule por territorio argentino, con escala obligada en Córdoba por la niebla y destino final en Buenos Aires. “El avión pasó por distintos lugares del mundo, venía de México inclusive”, recalcan fuentes oficiales, que también detallan que hubo en Ezeiza una “revisación exhaustiva” del avión por parte de la Polícía de Seguridad Aeroportuaria, “y no encontraron nada extraño”, según comentó una alta fuente oficial a este diario.

Anteayer, el titular de AFI, Agustín Rossi, había afirmado que “cuando ingresaron al país, ninguno de los tripulantes de ese avión tenía ninguna notificación que permita disparar las alertas. Hay que actuar con prudencia. Las agencias del Estado están actuando y se tomaron los recaudos necesarios. Obviamente, hay sectores que intentan magnificar el hecho”, dijo Rossi, un argumento repetido ayer por el canciller Santiago Cafiero.

La representante diplomática de Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, en la Argentina, Elisa Trotta, pidió además en diálogo con este diario “prestar atención a los venezolanos que llegaron en el avión”. Según fuentes extraoficiales, entre los 14 venezolanos que llegaron en el avión de carga y que también continúan en el país aparecerían varios pilotos de la empresa estatal venezolana de aviación Conviasa, y hasta algún militar participante del golpe de Estado de 1992 con el que el entonces comandante Hugo Chávez pretendió llegar al poder.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.