La Fuerza Aérea Boliviana abre dos pesquisas por la caída de un avión militar

Agencia EFE
·3  min de lectura

La Paz, 24 mar (EFE).- La Fuerza Aérea Boliviana (FAB) abrió dos investigaciones sobre el accidente en el que un avión militar K-8 cayó este miércoles en la zona urbana del municipio de Sacaba, en el centro del país, con un saldo de una persona fallecida y tres heridos.

El anuncio sobre estas investigaciones fue realizado por el ministro de Defensa, Edmundo Novillo, en una rueda de prensa ofrecida en La Paz junto al comandante de la FAB, el general Marcelo Heredia.

Novillo precisó que se ha conformado una Junta Investigadora de Accidentes Aeronáuticos (JIAA) que tendrá diez días "para realizar la investigación correspondiente y una vez concluida la misma será remitida a instancias pertinentes".

Asimismo, también se inició un "sumario informativo militar para llegar a la verdad histórica de los hechos", con un plazo de diez días para presentar un reporte "en conclusiones" y otros ocho "para emitir el informe final determinando las responsabilidades" en este suceso ocurrido en Sacaba, en la región central de Cochabamba, indicó.

La persona fallecida es una joven de 23 años que se encontraba dentro de la vivienda sobre la cual cayó el avión, mientras que resultaron heridos dos hombres y una mujer que reciben atención en una clínica privada en la ciudad de Cochabamba, capital de la región homónima, precisó Novillo.

El accidente ocurrió en la mañana en Sacaba, cuando el avión, perteneciente al Grupo Aéreo de Caza 34 de Cochabamba, "se precipitó a tierra producto de una emergencia, por lo que la tripulación se eyectó" de la aeronave, indicó la autoridad.

La aeronave, tripulada por dos pilotos de la FAB, retornaba a su base en Cochabamba tras cumplir un entrenamiento efectuado en otro lugar y cayó al pasar por la zona urbana de Sacaba, aclaró el ministro.

Novillo garantizó que los daños personales y materiales que dejó el accidente serán cubiertos por una compañía aseguradora y prometió que su despacho y el comando de la FAB darán los nuevos detalles que surjan en las investigaciones.

Varios testigos dijeron que la aeronave primero dio varias vueltas en el aire y luego vieron cuando salieron dos pilotos eyectados en paracaídas desde la misma que posteriormente explotó y cayó en llamas a una vivienda de dos pisos que quedó totalmente destrozada.

ALGUNOS DETALLES

Novillo indicó que el avión es parte de una flotilla comprada en 2011, sin dar mayores detalles.

La aeronave siniestrada es un Hongdu JL-8, también conocido como K-8 Karakorum, un avión de entrenamiento biplaza y ataque a tierra ligero diseñado conjuntamente por Pakistán y China.

El Gobierno del entonces presidente Evo Morales compró en 2011 seis aviones K-8 mediante un crédito de China por 57,8 millones de dólares en condiciones financieras especiales, según se informó en su momento.

Los aviones fueron fabricados en China y ensamblados en Cochabamba por técnicos bolivianos asesorados por técnicos chinos, según información difundida entonces.

La estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó en un comunicado que se cortó el suministro de gas domiciliario en las viviendas afectadas por el accidente y las colindantes para "evitar cualquier situación de riesgo".

En la tarde se reportó un nuevo accidente aéreo, esta vez en la región amazónica de Beni donde una avioneta civil cayó a tierra tras recorrer mil metros sin dejar víctimas fatales, según medios locales.

El piloto y un pasajero fueron evacuados a un hospital en la ciudad de Trinidad, la capital de Beni, para recibir atención médica.

(c) Agencia EFE