Un fuerte sismo provoca un alud de tierra en Japón

YURI KAGEYAMA y MARI YAMAGUCHI
·2  min de lectura
Un tramo de autopista se ve bloqueado por un deslizamiento de tierra tras un sismo en la ciudad de Soma, en la prefectura de Fukushima, nordeste de Japón, el domingo 14 de febrero de 2021. (Hironori Asakawa/Kyodo News via AP)

TOKIO (AP) — Los residentes en el nordeste de Japón despejaban escombros en comercios y viviendas, tras un fuerte sismo que provocó un alud de tierra sobre una autopista, causó daños en algunos edificios y líneas de tren bala, y dejó a miles de personas sin electricidad.

El temblor de magnitud 7,3 remeció zonas en las prefecturas de Kukushima y Miyagi, que son propensas a los sismos y hace 10 años sufrieron un potente terremoto que provocó un tsunami y una fusión del núcleo en una central nuclear.

Más de 120 personas sufrieron heridas, en su mayoría leves, debido a objetos caídos y cortes por pisar cristales rotos. Tres personas estaban graves, pero no había reportes de muertes, indicó el secretario jefe del gabinete, Katsunobu Kato.

Tokyo Electric Power Co., la compañía que gestiona la central nuclear de Fukushima Dai-ichi afectada por el desastre de marzo de 2011, indicó que se había vertido agua de la utilizada para refrigerar las barras de combustible debido al sismo, aunque no había filtraciones de radiación ni otras irregularidades.

El terremoto no provocó un tsunami porque el epicentro estaba a gran profundidad, 55 kilómetros (34 millas) por debajo del océano.

El sismo se consideraba una réplica del terremoto de magnitud 9,1 en 2011, indicó Noriko Kamaya, portavoz de la Agencia Japonesa de Meteorología.

El suministro eléctrico se había restablecido para el domingo por la mañana, aunque algunas líneas de tren seguían fuera de servicio. El tren bala en la costa norte seguiría suspendido hasta el lunes debido a daños en instalaciones de East Japan Railway Co., según la compañía.

Imágenes emitidas por televisión y difundidas en medios sociales mostraban cajas, libros y otros objetos repartidos por los suelos. En la ciudad de Soma, en Fukushima, se derrumbó el tejado de un templo budista.

Los trabajadores despejaban una importante autopista costera que conecta Tokio con las ciudades norteñas tras un importante alud de tierra. Otras carreteras quedaron cortadas por rocas.

El poderoso sismo a menos de un mes del 10mo aniversario del triple desastre de 2011 fue un ominoso recordatorio de la tragedia para los vecinos de la zona.

Los expertos advirtieron de más réplicas. Muchos vecinos pasaron la noche en centros de evacuación, donde se levantaron carpas dentro de las medidas de protección contra el coronavirus.

Yasutoshi Nishimura, ministro responsable de política económica y fiscal, expresó su empatía por los afectados.

“El gobierno seguirá haciendo todo lo que pueda para responder”, dijo.

También se movilizaron tropas para llevar agua a algunas zonas.

___

Yuri Kageyama está en Twitter como https://twitter.com/yurikageyama