Fuerte rechazo del campo a una eventual intervención en el Mercado de Liniers

·4  min de lectura
Mercado de Hacienda de Liniers
Ignacio Sánchez

Una entidad del campo se declaró hoy en “estado de alerta y movilización” luego de versiones que indicaban supuestas presiones a algunos compradores para que no operen en el Mercado de Hacienda de Liniers para frenar la suba de precios. En tanto, otra repudió “cualquier actitud insensata e intimidatoria que interfiera con el normal desarrollo” de esa plaza concentradora.

La semana pasada, el Gobierno implementó un registro para exportar carne que, según las autoridades, tendrá como fin controlar la subfacturación en las ventas al exterior y vigilar el cumplimiento de acuerdos internos por precios y abastecimiento. Para el campo, en tanto, eso podría derivar en las trabas para vender que existieron en el gobierno de Cristina Kirchner con los Registros de Operaciones de Exportación (ROE).

Hay temor en el sector en general y en los operadores a un eventual regreso, además, de listas sugeridas de precios para la hacienda que se impulsaron en ese momento.

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo negaron pedidos a los operadores o listas sugeridas. “Se viene trabajando mucho en transparentar, modernizar y eficientizar el mercado de carnes. La idea es aumentar la productividad y que en el mediano plazo eso se traslade en una baja en los precios. Lo que se busca es que el mercado crezca, no limitarlo”, dijo una fuente de esa cartera oficial.

El caso de las 3500 vacas desaparecidas: ordenan detener a otro empresario

No obstante, en el campo hay alerta y así se expresaron entidades del sector. “La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias Regional Córdoba expresa su profundo malestar por la escalada intervencionista del Gobierno nacional en los mercados agropecuarios; repudia las presiones ejercidas sobre operadores para que no compren hacienda en el Mercado de Liniers, y se declara en estado de alerta y movilización”, dijo la Mesa de Enlace de Córdoba, que integran Coninagro Córdoba, Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria Argentina y la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez).

Para la agrupación, “a pocos días de la decisión de crear un registro mediante el cual los operadores deben presentar una declaración jurada para exportar carne, en una especie de recreación de los tristemente célebres ROE, el Gobierno vuelve a sorprender con viejas prácticas de probado fracaso”.

“Con estas medidas sobrevuelan los fantasmas del desastre productivo que provocó por entonces la intervención de la fórmula Cristina Kirchner-Guillermo Moreno en la cadena de ganados y carnes. Con el correr del tiempo, la creación de los ROE generó una caída del stock ganadero de más de 10 millones de cabezas, excluyó al país del ranking de los mayores exportadores, se cerraron unas 100 plantas frigoríficas y se perdieron miles de empleos. No sólo eso, sino que los precios de los distintos cortes aumentaron muy por encima de la inflación”, añadió.

En su comunicado, la Mesa de Enlace de Córdoba formula la siguiente advertencia al Gobierno: “¡No nos van a atropellar! Estamos en alerta y ante la creciente bronca de toda la cadena de ganados y carnes, acompañamos a la Comisión de Enlace nacional a tomar las medidas que se consideren necesarias”.

Más críticas

Por su parte, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) también rechazó cualquier acción para limitar el funcionamiento del mercado de hacienda.

“El amedrentamiento a consignatarios y/o compradores que operan en el Mercado Físico de Ganados mediante llamados telefónicos o “aprietes”, instando a comprar hacienda a valores menores a los del mercado, nos retrotrae a acciones y medidas fracasadas realizadas hace 15 años con nefastas consecuencias por todos conocidas, perdida de 11 millones de cabezas en el rodeo, pérdida de puestos laborales en los frigoríficos y aumento del precio de la carne en mostrador”, dijo Carbap.

“Es por ello que rechazamos de plano la idea de encontrarnos con este tipo de malas praxis por parte de funcionarios públicos, lo cual solo intentarían sin éxito tapar el sol con las manos. Sin reconocer que el origen del tema a solucionar (precio de la carne) está solamente en las variables inflacionarias y monetarias del país (alta inflación y bajo poder adquisitivo), y que ninguna medida en los mercados podrá resolver las causales del origen”, agregó. La entidad precisó que no aceptará “la intervención e imposición de precios de sugerencia o al oído”.