La calma caracteriza la jornada de las elecciones presidenciales en Chad

Agencia EFE
·4  min de lectura

Yamena, 11 abr (EFE).- La calma caracterizó la jornada electoral de los comicios presidenciales en Chad, que se celebran hoy bajo un fuerte dispositivo de seguridad y una aparente baja participación entre los más de siete millones de ciudadanos de este país africano convocados a las urnas

"Supervisé las elecciones presidenciales en Chad en 2016. Pero francamente, en las de 2021 no hay entusiasmo en los votantes. La gente no viene a votar como en 2016", aseguró a Efe un observador de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC, por sus siglas en inglés) que pidió el anonimato.

Después de algunos retrasos en la apertura de los colegios electorales -prevista para las 07.00 hora local (06.00 GMT) y hasta las 18:00- por la demora de los miembros de las mesas o la falta del material, la situación se normalizó desde las 10.00.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Chad (CNDH), que supervisa las elecciones, indicó que la jornada se desarrolla sin incidentes, a pesar del temor de que se produjeran disturbios debido al llamamiento de la oposición y la sociedad civil al boicot y de un intento de manifestación esta mañana en la capital.

"Hemos visitado más de 30 colegios electorales, pero creo que todo va bien. Por cómo se están desarrollando las elecciones, creemos que se trata de unos comicios sin incidentes", declaró a Efe Djidah Oumar, presidente de la CNDH.

Preguntados por Efe, los votantes se mostraron contentos de poder ejercer su derecho al voto.

"Es la primera vez que voto y estoy contento. He votado por mi candidato y quiero que gane", dijo a Efe el estudiante de 19 años, Madjiade Luc, al indicar que quieren unas elecciones "pacíficas".

"Votar es un deber para cualquier ciudadano, por eso quería elegir a mi próximo presidente. Chad necesita un cambio de régimen para que las condiciones de vida de las mujeres cambien", confió a Efe Armelle, una joven comerciante.

El presidente saliente, Idriss Déby, que votó esta mañana sobre las 09.00 en compañía de su esposa no lejos del palacio presidencial, está convencido de su victoria en la primera vuelta.

"Nuestra victoria en la primera ronda es un hecho. Que nuestros oponentes muestren honestidad aceptando los resultados que se publicarán", declaró a la prensa Déby a la salida del colegio electoral.

Déby, que llegó al poder en diciembre de 1990 tras derrocar en un golpe de Estado al dictador Hissène Habré, busca su sexto mandato y se enfrenta a otros seis candidatos de la oposición, que difícilmente lograrán imponerse.

"El cambio tan esperado por la población chadiana ya está aquí. Vamos a ganar", dijo, no obstante, a la prensa después de depositar su voto el líder de la oposición, Félix Nialbe Romadoumngar.

Por su parte, el exprimer ministro Albert Pahimi Padacké declaró a Efe que "en vista de su balance negativo, ningún chadiano serio votará a Idriss Deby Itno. Estoy seguro de mi victoria. Lo venceré".

La Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) tiene hasta el 25 de abril para anunciar los resultados provisionales de la primera vuelta de estas elecciones presidenciales, antes de su validación por el Tribunal Supremo en un plazo de 10 días.

En caso de que fuera necesaria una segunda vuelta, en la que concurrirían los dos candidatos más votados, esta se celebrará el próximo 23 de mayo.

Estas elecciones se desarrollan con cierta tensión después de la decisión de no participar de tres candidatos que denunciaron un clima de inseguridad tras el ataque a la casa del opositor Yaya Dillo el pasado 28 de febrero por la guardia presidencial y que causó la muerte de su madre y su hijo.

Desde las primeras elecciones democráticas que se celebraron en 1996, Déby ha ganado todos los comicios acusado reiteradamente de fraude por la oposición.

Además, ha modificado dos veces la Constitución, eliminando en 2005 el límite de dos mandatos de cinco años e instaurando en 2018 el mandato presidencial de seis años renovable una vez, lo que le permitiría mantenerse en el poder hasta 2033.

El régimen de Déby ha sido criticado por organizaciones como Amnistía Internacional por la prohibición de reuniones pacíficas "de forma reiterada", así como por la detención de defensores de los derechos humanos, activistas y periodistas, "algunos de los cuales fueron considerados presos de conciencia".

(c) Agencia EFE