En un fuerte discurso ante el Parlamento, Mario Draghi dictó sus condiciones para quedarse en el poder de Italia

·6  min de lectura
El primer ministro de Italia, Mario Draghi, observa después de dirigirse a los senadores sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada, en el Senado de Roma el 20 de julio de 2022
El primer ministro de Italia, Mario Draghi, observa después de dirigirse a los senadores sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada, en el Senado de Roma el 20 de julio de 2022 - Créditos: @ANDREAS SOLARO

ROMA.- Tomen o dejen. Cinco días después de haber pateado el tablero y sumido al país en un psicodrama típicamente italiano, el primer ministro, Mario Draghi, se presentó esta mañana ante el Senado, donde, en un fuerte discurso de media hora, dictó sus condiciones para seguir adelante -espíritu de unidad y cohesión-, y llamó a un mundo político fragmentado y alterado a “reconstruir un pacto de confianza”. “Italia es fuerte cuando sabe estar unida”, clamó.

Consciente de que, en teoría, tiene los números en el Parlamento para seguir al frente de una mayoría heterogénea que en los últimos meses comenzó a ponerle palos en las ruedas y a chantajearlo, Draghi subrayó que “a Italia no le sirve una confianza de fachada, que se desvanece frente a medidas incómodas”. “Sirve un nuevo pacto de confianza, sincero y concreto, como el que nos permitió hasta ahora cambiar para mejor el país”, explicó, hablando con pasión y pragmatismo. “¿Los partidos y ustedes, parlamentarios, están preparados para reconstruir este pacto? ¿Están preparados para confirmar ese esfuerzo que cumplieron en los primeros meses y que después se fue mermando?”, preguntó, con tono solemne, al final de un discurso de lo más articulado, en el que hizo un repaso de sus 17 meses de gobierno. “Hoy estamos aquí, en esta sala, solo porque los italianos lo han pedido. La respuesta a estas preguntas no me la tienen que dar a mí, sino que la tienen que dar a todos los italianos”, concluyó, en medio de los aplausos de casi todo el hemiciclo.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, centro, flanqueado por el ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, a la izquierda, y el ministro de Defensa, Lorenzo Guerini, pronuncia su discurso en el Senado en Roma
El primer ministro italiano, Mario Draghi, centro, flanqueado por el ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, a la izquierda, y el ministro de Defensa, Lorenzo Guerini, pronuncia su discurso en el Senado en Roma - Créditos: @Andrew Medichini

El expresidente del Banco Central Europeo (BCE) y figura de más prestigio de Italia aludió, así, a la movilización sin precedente que hubo en los últimos días en Italia de parte de todos los sectores –alcaldes, sindicatos, empresas, familias, asociaciones, médicos, etc.- que le pidieron quedarse al frente del barco. Un operativo clamor que agradeció y que, admitió, “fue imposible ignorar”.

Draghi, de 74 años, confesó haber quedado impactado especialmente por el llamado de 2000 alcaldes de diversos colores políticos de toda Italia y por el de los operadores sanitarios, “los héroes de la pandemia”. “Este reclamo de estabilidad nos impone a todos decidir si es posible recrear las condiciones con las que el gobierno puede realmente gobernar”, dijo, en un discurso en el que, claro y directo, también explicó por qué, el jueves pasado, en una “decisión muy sufrida”, presentó su renuncia ante el presidente, Sergio Mattarella. El primer mandatario y árbitro máximo de las crisis, no la aceptó y lo invitó a una confrontación en el Parlamento, donde nacen y mueren los gobiernos, según el sistema que rige en Italia.

Mensaje al M5E

La dimisión de Draghi, que puso en vilo no sólo a Italia sino a la Unión Europea (UE) y a las cancillerías de todo el mundo, en plena guerra en Ucrania, llegó después de que el Movimiento Cinco Estrellas (M5E), el partido de mayoría relativo, pero ahora en desintegración, no votara la confianza sobre un decreto económico, que de todos modos fue aprobado en el Senado.

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, llega para dirigirse a los senadores sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada
El primer ministro de Italia, Mario Draghi, llega para dirigirse a los senadores sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada - Créditos: @ANDREAS SOLARO

“No votar la confianza a un gobierno del que se es parte es un gesto político claro, que tiene un significado evidente. No es posible ignorarlo, porque equivaldría a ignorar el Parlamento. No es posible contenerlo, porque querría decir que cualquiera puede repetirlo. No es posible minimizarlo, porque vino después de meses de enfrentamientos y ultimátums”, denunció Draghi, provocando aplausos y en un “j’accuse” a la movida del M5E de Giuseppe Conte. “El único camino, si queremos aún seguir juntos, es reconstruir desde el principio este pacto, con coraje, altruismo, credibilidad”, agregó, tendiéndole una mano.

Draghi, que después de un debate que durará cinco horas y media, esta tarde se someterá a una votación de confianza, que se repetirá mañana en Diputados –donde debería recibir apoyo, aunque la gran pregunta es qué harán los legisladores del M5E y los de la Liga, de derecha-, también hizo un repaso de sus 17 meses de gobierno. Recordó, en efecto, que tomó el timón en febrero de 2021, cuando, después de la caída del gobierno de Conte, fue llamado por Mattarella a liderar un gobierno de alto perfil y amplio consenso, para enfrentar las emergencias de la pandemia, de la economía y de una situación social complicada. Reivindicó el trabajo realizado, recordando que su gobierno logró sacar de la recesión a Italia, que el año pasado tuvo un crecimiento del 6,6% del PBI –algo sin precedente-, la exitosa campaña de vacunación y la puesta en marcha del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR), es decir, el inmenso paquete de obras, reformas y proyectos incluido en el enorme fondo de dinero que la Unión Europea le otorgó a Italia para salir de la debacle de la pandemia.

Los ministros y senadores aplauden al primer ministro de Italia, Mario Draghi (centro), después de hablarles sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada
Los ministros y senadores aplauden al primer ministro de Italia, Mario Draghi (centro), después de hablarles sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada - Créditos: @ANDREAS SOLARO

“El mérito de estos resultados fue de ustedes, de su disponibilidad a poner de lado las diferencias para trabajar por el bien del país, con igual dignidad y en el respeto recíproco”, dijo, al elogiar, asimismo, el “milagro cívico” demostrado por los italianos, que respetaron con paciencia las restricciones de la pandemia, respondieron “en forma extraordinaria” a la campaña de vacunación y les abrieron sus puertas a miles de refugiados ucranianos. “Nunca como en estos momentos sentí orgullo de ser italiano”, confesó, conmovido. “Italia es fuerte cuando sabe ser unida”, arengó.

Draghi, quien admitió que las grietas de su mayoría comenzaron a aparecer con la guerra en Ucrania y la consecuente crisis energética y económica, no solo habló del pasado, sino también del futuro. Y enumeró las prioridades de las próximas semanas y meses, que van desde la ley de Presupuesto, la implementación del PNRR, la reforma de la justicia y el fisco, una agenda social que incluye temas cruciales para el M5E, como el salario mínimo, el cambio climático y un posicionamiento internacional claro.

Armar a Ucrania es el único modo para permitir a los ucranianos de defenderse. Al mismo tiempo, es necesario seguir comprometiéndonos para buscar soluciones negociadas, a partir de la crisis del grano. Y debemos aumentar los esfuerzos para combatir las interferencias de parte de Rusia y de las demás autocracias en nuestra política y sociedad”, afirmó Draghi, sin pelos en la lengua.

De este modo, le pasó la pelota al Parlamento, que ahora deberá decidir si lo toma o lo deja. Al respecto, había gran suspenso en cuanto a la actitud que tendrá la Liga de Matteo Salvini que, al igual que el M5E, jamás aplaudió a “Súper Mario” y que podría dar una ingrata sorpresa y retirarle su apoyo: un escenario catastrófico que significaría elecciones anticipadas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.