Fuerte cruce en Diputados por la suspensión de la movilidad jubilatoria

Laura Serra

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, defendió en Diputados el proyecto de ley que envió el Gobierno

El flamante ministro de Trabajo, Claudio Moroni, protagonizó ayer una fuerte polémica con los diputados de la oposición por la propuesta del Gobierno de suspender, por 180 días, el sistema de movilidad previsional.

El funcionario, presente en el plenario de las comisiones de Presupuesto y de Legislación General de la Cámara de Diputados, aclaró que el Poder Ejecutivo procurará que los futuros aumentos de los haberes mínimos que dispondrá por decreto se ubiquen "por encima de la inflación", aunque admitió que quedarán afuera de ese beneficio los haberes medios y más altos. Estos últimos, sostuvo, consumen el 20% de la totalidad de los recursos jubilatorios. "Esto no me cierra", dijo el ministro de Trabajo.

Moroni enfatizó que "no habrá congelamiento en las jubilaciones" y dijo que el mayor esfuerzo del Gobierno estará puesto en los haberes mínimos. Aclaró que, si durante el lapso de 180 días de suspensión de la movilidad jubilatoria no se acuerda una nueva fórmula de actualización de los haberes, "se volverá al régimen vigente".

"No faltemos a la verdad, lo que se propone es congelar los haberes que superan la mínima", replicó el diputado y expresidente de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina, de Juntos por el Cambio.

El legislador advirtió que la ley de movilidad jubilatoria aprobada en 2017 "protege a las jubilaciones mucho mejor" que el cálculo anterior que imperaba durante el kirchnerismo, ya que por la fórmula actual los haberes se actualizan de manera trimestral, con un mayor componente del índice inflacionario.

"Lo que sucede es que la actual fórmula es un dolor de cabeza fiscal para el nuevo gobierno. Digamos las cosas como son", insistió Laspina. Su par Gustavo Menna, también de Juntos por el Cambio, advirtió que retrotraer la situación al esquema de 2008 reeditará los aumentos discrecionales por parte del Poder Ejecutivo, "lo que generó en su momento una catarata de juicios contra el Estado".

Desde el oficialismo, Leopoldo Moreau cuestionó las críticas de la oposición. "Ustedes congelaron toda la Argentina, no solo las jubilaciones. Es poco serio que ahora digan que se preocupan por los jubilados, cuando en cuatro años ellos perdieron el 25% en su capacidad adquisitiva", enfatizó. Desencajado, exclamó: "Encima dicen que no van a dar quorum mañana [en la sesión de la Cámara de Diputados]. ¡Están totalmente desubicados! ¡Si no les gusta lo que hicieron, si les da vergüenza lo que hicieron, porque destruyeron la Argentina, pongan la cara!".

El ministro Moroni intentó justificar la decisión del Gobierno de suspender la movilidad jubilatoria. "No estamos haciendo uso de una retórica, estamos en una situación real de emergencia", argumentó.

Definiciones del ministro

En su presentación, Moroni subrayó que "la emergencia no es un recurso literario, sino una situación real" que se refleja en que todos "los indicadores son malos".

Sobre el tema previsional, el ministro de Trabajo aseguró que el Gobierno no dice que "todos los jubilados son ricos", sino que "existe un margen estrecho de cosas que podemos hacer" desde el Estado, en medio de la crisis económica y social.

"Estamos pidiendo el acompañamiento del 5%, que son los que más cobran y consumen el 20% de los recursos", agregó el ministro laboral.

Moroni insistió en que más de cuatro millones de jubilaciones mínimas y unos 400.000 con haberes altos "consumen más del 20% de los recursos".