Fuel del buque encallado en Gibraltar llega a la costa

·2  min de lectura

Pequeñas cantidades de fueloil procedentes de un buque granelero encallado ante Gibraltar, tras chocar con uno gasero, llegaron a la costa del territorio británico y de la vecina España, según informaron el viernes las autoridades locales.

El jefe del gobierno de Gibraltar, Fabián Picardo, dijo a la radio española Cadena Ser que una mancha del buque siniestrado había alcanzado "partes del litoral de Gibraltar".

"Pero ha sido una mancha pequeña, no queremos que haya mancha ninguna, pero ha sido pequeña", añadió.

Se desplegaron cuadrillas para "empezar a limpiar el petróleo de la costa", dijo el gobierno de Gibraltar en un comunicado.

El departamento de Medio Ambiente del territorio británico recibió informes "un pequeño número de aves cubiertas de petróleo", añadió.

Por su parte, el alcalde de la localidad española de La Línea de la Concepción, limítrofe con Gibraltar, afirmó que una mancha de petróleo procedente del buque había llegado a su playa, obligando a cerrarla.

"Lo que ha llegado es un vertido que, sinceramente, es para estar preocupado, pero tampoco estamos hablando de que sea ahora mismo una tragedia", dijo Juan Franco.

El "OS 35" se encuentra varado frente a Gibraltar desde que los dos barcos chocaron a última hora del lunes frente al territorio británico situado en el extremo sur de la península ibérica.

El capitán del buque siniestrado fue detenido para ser interrogado el jueves por no obedecer presuntamente las órdenes del puerto de Gibraltar en un primer momento tras la colisión.

Nadie resultó herido en el accidente. Se colocaron barreras alrededor de la embarcación siniestrada, pero parte del fuel logró escapar de las barreras flotantes.

Funcionarios de Gibraltar explicaron el viernes que todo el diésel del barco había sido extraído, y la prioridad era ahora sacar el fuel pesado que permanece a bordo.

Unos submarinistas sellaron el jueves dos respiraderos por los que se fugaba el combustible y la cantidad de fuel que se escapaba se ha "reducido significativamente", según el comunicado del gobierno de Gibraltar.

Gibraltar, de apenas 6,8 kilómetros cuadrados, domina la entrada al mar Mediterráneo desde el océano Atlántico, lo que la sitúa en un punto clave de la ruta marítima hacia Oriente Medio.

Su ubicación estratégica y sus bajos impuestos contribuyeron a convertirlo en uno de los puertos más concurridos del mundo para repostar buques.

Greenpeace afirmó que los vertidos de petróleo "seguirán siendo una amenaza" en el estrecho de Gibraltar mientras siga siendo "la mayor gasolinera 'low cost' del sur de Europa".

ds-rl/al/meb