Los fuegos forestales en la UE arrasan 786.049 hectáreas en 2022

Madrid, 30 dic (EFE).- La Unión Europea cierra el año con cerca de 786.049 hectáreas forestales arrasadas por el fuego, el 39 % de ellas en España, que fue el estado miembro más castigado por las llamas, por delante de Rumanía (154.772 hectáreas), Portugal (104.379), Francia (66.393) e Italia (58.879), según datos a 24 de diciembre.

Según la información facilitada por el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS, por sus siglas en inglés), que basa sus estimaciones en imágenes satelitales de Copernicus, estos fuegos liberaron a la atmósfera 28 millones de toneladas de CO2, 11 millones de ellas desde España, donde las emisiones más que duplicaron la media registrada entre 2006 y 2021 (4,76 millones de toneladas).

España cierra el año con cerca de 310.000 hectáreas forestales arrasadas por el fuego, lo que que sitúa a 2022 como el peor ejercicio en cuanto a incendios en el país en lo que va de siglo y el quinto peor desde que existen registros.

La superficie forestal ardida en España ascendió a 308.112 hectáreas, 3,6 veces más que en 2021 y muy por encima de la cifra media entre 2006 y 2021 (66.793 hectáreas).

Así, España se enfrentó en 2022 a la peor ola de incendios de la serie histórica que maneja EFFIS (iniciada en 2006), hasta ahora liderada por 2012, cuando ardieron 189.376 hectáreas.

Según los registros del Ministerio para la Transición Ecológica, que se remontan a 1968, el peor año de incendios forestales de la historia de España fue 1985, con 484.475 hectáreas arrasadas. En todo 2012, ardieron 218.956 y la barrera de las 400.00 hectáreas también se superó en 1978, en 1.989 y en 1.994.

El Gobierno elabora sus estadísticas con datos aportados por las comunidades autónomas, que, provisionalmente, sitúan la superficie forestal ardida hasta el 30 de noviembre en 267.383,59 hectáreas, cerca del 1 % de la superficie forestal nacional.

La afectación real de un incendio puede tardar años en conocerse y para una mayor precisión deben hacerse mediciones sobre el terreno, según los expertos, por lo que las cifras definitivas pueden variar.

Entre los incendios más devastadores del año, los desatados en las localidades zamoranas de Losacio, que se cobró la vida de cuatro personas, y Serracín de Alistes, que juntos arrasaron 56.000 hectáreas, gran parte de ellas en la Sierra de la Culebra.

(c) Agencia EFE