El fuego sagrado ilumina el Santo Sepulcro de Jerusalén

·2  min de lectura
Fieles cristianos ortodoxos asisten a la ceremonia del fuego sagrado en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Por Henriette Chacar

JERUSALÉN, 23 abr (Reuters) - Con procesiones, cánticos y ululeos, miles de cristianos palestinos y peregrinos celebraron el sábado la ceremonia del fuego sagrado en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, la primera que se celebra desde que Israel impuso nuevas restricciones a la asistencia.

Alegando razones de seguridad pública, las autoridades israelíes trataron de limitar la participación a 1.700 fieles, una medida criticada por los líderes eclesiásticos como una violación del derecho a la libertad de culto. Posteriormente se aumentó a 4.000.

La misteriosa ceremonia milenaria, que celebra la resurrección de Jesús, ha atraído a más de diez mil fieles en años anteriores.

Tras horas de expectación por parte de la multitud, el patriarca ortodoxo griego de Jerusalén entró en la tumba donde los cristianos creen que fue enterrado Jesús y salió portando una vela encendida, sin ayuda de fósforos.

En cuestión de segundos, la luz se extendió por la oscura iglesia que los cristianos veneran como el lugar de la crucifixión, entierro y resurrección de Jesús. Las campanas competían con los vítores de la multitud mientras una bruma de humo llenaba las capillas.

Michael Toumayan, un cristiano armenio de 36 años, fue uno de los primeros en recibir la luz.

"Es un honor", dijo. "Mi padre lleva haciendo esto desde que era un niño y me está transmitiendo esta tradición".

Después de dos años de restricciones de viaje por el COVID-19, Israel ha comenzado a permitir que los turistas extranjeros vuelvan a entrar en el país y los cristianos han llegado de todo el mundo.

Se necesitó "mucha fe y determinación" para lograrlo, dijo Alina Lord, de 48 años, que voló desde Rumanía. Se levantó a las 5 de la mañana para asistir y consiguió asegurarse un puesto justo enfrente de la apertura de la tumba.

Para Sophia Gorgis, de 65 años, que huyó de la guerra de Siria a Suecia, celebrar la ceremonia del fuego sagrado en Jerusalén había sido el sueño de toda su vida.

"No tengo palabras", dijo, perdiendo el aliento. "En cuanto tuvimos nuestros pasaportes (suecos), nos apuntamos a este viaje".

El Santo Sepulcro se encuentra en el corazón del barrio cristiano de la Ciudad Vieja, en Jerusalén Este, que Israel capturó en una guerra de 1967 y posteriormente se anexionó en una medida que no ha obtenido el reconocimiento internacional.

Las iglesias ortodoxas griega y armenia comparten la custodia del Santo Sepulcro con los católicos romanos, que celebraron la Semana Santa la semana pasada.

(Editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.