Ucrania intensifica contraofensiva y urge al OIEA a evitar desastre nuclear

·4  min de lectura

Ucrania prosiguió el martes su contraofensiva militar contra las fuerzas rusas en el sur y pidió a los inspectores de la ONU "hacer todo lo posible" para evitar una catástrofe en la central nuclear de Zaporiyia, ocupada por las tropas de Moscú.

Potentes explosiones se registraron la madrugada del martes en la región de Jersón, una ciudad tomada por los rusos poco después del inicio de su invasión a fines de febrero, y la "casi totalidad" de la zona fue escenario de enfrentamientos intensos, indicó la Presidencia en Kiev.

En Kiev, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, recibió a los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que preparan una misión a la central de Zaporiyia, que rusos y ucranianos se acusan mutuamente desde hace semanas de bombardear.

Ante los inspectores, encabezados por el director general del OIEA, Rafael Grossi, Zelenski urgió a la comunidad internacional a obtener "una desmilitarización inmediata" de la planta, la mayor de Europa, ocupada por las tropas de Rusia desde marzo.

Según Zelenski, esto debe incluir "la partida de todos los militares rusos con todos sus explosivos y todas sus armas" y la recuperación plena del control ucraniano de la planta.

- "Potentes ataques de artillería" -

En Bereznehuvate, una ciudad a 70 km al norte de Jersón, la AFP fue testigo de un flujo constante de blindados ucranianos, en medio de disparos de artillería en las inmediaciones.

"Les hemos dado bien fuerte", presume Víctor, un soldado de infantería de unos 60 años.

Su comandante, Oleksandre, un excombatiente soviético de la guerra de Afganistán (1979-1989), prevé que la reconquista de Jersón será "larga y complicada".

La contraofensiva, que se inició el lunes, permitió destruir "cierto número de depósitos de municiones" rusos y "todos los grandes puentes" que permiten cruzar en coche el Dniéper, indicó la Presidencia ucraniana.

De ese modo, Ucrania espera cortar los canales de aprovisionamiento desde la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

Según el ministerio británico de Defensa, "la mayor parte de las unidades [rusas] alrededor de Jersón están probablemente faltas de efectivos y dependen de un suministro frágil por ferry y puentes flotantes".

Rusia dijo esperar que la inspección se lleve a cabo efectivamente.

El operador de las centrales nucleares ucranianas, Energoatom, denunció que soldados rusos "presionan al personal de la central para impedirle revelar pruebas de los crímenes del ocupante".

- Bombardeos en Járkov -

Rusia aseguró el lunes haber rechazado varios "intentos de ofensiva" ucranianos en la región de Jersón y en la de Mikolaiv, más al oeste.

El ministerio ruso de Defensa aseguró el martes que, "debido al fracaso de la ofensiva ucraniana (...), el enemigo sufrió numerosas bajas", que evaluó en 1.200 en un día.

El mando Sur del ejército ucraniano aseveró que los rusos dispararon el lunes sobre Mikolaiv 16 misiles antiaéreos S-300, que causaron "importantes" daños y dejaron dos muertos y 24 heridos civiles.

Ninguna de estas informaciones pudo contrastarse con una fuente independiente.

En cualquier caso, los bombardeos rusos no han cesado a lo largo de la línea de frente, que se extiende del noreste al sur de Ucrania.

En el centro de Járkov, segunda mayor ciudad del país (en el noreste), al menos cinco personas murieron en un bombardeo ruso, según las autoridades locales.

Los ministros de Defensa de la Unión Europea (UE) acordaron el martes en Praga iniciar trabajos preparatorios para la formación de soldados ucranianos por los países del bloque.

- El arma del gas ruso -

El conflicto sigue impactando en el mercado energético y las cadenas de suministro de cereales.

El gigante ruso Gazprom anunció un nuevo corte de tres días del aprovisionamiento a través el gasoducto Nord Stream, que lleva el fluido a Alemania, desde donde se distribuye a otros países europeos.

Gazprom adujo "necesidades" de operaciones de mantenimiento, que deben realizarse "cada mil horas".

El director de la Agencia Alemana de Redes energéticas, Klaus Müller, consideró que esas obras son "incomprensibles desde el punto de vista técnico".

Según Müller, Rusia "toma una decisión política después de cada supuesta 'obra de mantenimiento'" de sus gasoductos, cuyo objetivo, asegura, es acentuar la presión sobre los aliados de Ucrania.

Por la noche, Gazprom anunció la suspensión a partir del jueves del aprovisionamiento de gas a la empresa francesa Engie, por no haber pagado las entregas de julio.

bur-emp-bds/avl/js