FTR, la dupla que WWE dejó ir y ahora brilla en todo el mundo

·4  min de lectura
FTR como Campeones de Parejas de la WWE en 2019. (Etsuo Hara/Getty Images)
FTR como Campeones de Parejas de la WWE en 2019. (Etsuo Hara/Getty Images)

Dax Harwood y Cash Wheeler conforman la mejor pareja de luchadores en la actualidad. Juntos integran FTR, la dupla que no para de conquistar campeonatos de diferentes latitudes; cargan con tres cinturones en simultáneo. Se forjaron en WWE, pero ahora buscan conquistar el mundo entero mediante el impulso de su empresa rival: All Elite Wrestling (AEW).

Los nacidos en Carolina del Norte han ganado títulos en todas las compañías a las que pertenecieron. Pusieron al entorno luchístico de Estados Unidos a sus pies. Domaron las reglas del juego en México. Pese a que ostentan una presea asiática, aún no logran viajar a Japón para revalidar su condición de monarcas. Ese objetivo será el que los consagrará en su ruta hacia la inmortalidad.

El brillo de las estrellas

FTR es una agrupación de siete estrellas; cada una simboliza el oro en su palmarés. Ocho años le bastaron para hacerse de prestigio en el circuito profesional. Sus inicios derivaron de la necesidad de Harwood por hallar a un complemento perfecto en NXT, la marca de desarrollo de la World Wrestling Entertainment. Experimentó con distintos compañeros, aunque Wheeler fue el hombre indicado.

Así se establecieron en 2014. Pronto dejaron en claro que eran más que solo un par de desconocidos. Pasaron de ser interesantes prospectos a convertirse en elementos capaces de otorgar una cátedra en cuestión de minutos. Tocaron la cima de la división de parejas de NXT en dos ocasiones. No tenían más techo en el programa secundario de WWE, requerían crecer en nuevos horizontes.

Repitieron la hazaña en los shows más importantes de la promoción: campeonaron dos veces en RAW y una SmackDown. Con ello, ya se habían adueñado de todos los galardones posibles. Ninguna dupla de la era moderna logró dicha hazaña, forjaron un legado difícil de equiparar. ¿Qué podría salir mal si figuraban como elementos indispensables?

Compensaban el carisma de rudos, labrados al estilo antiguo, con una química envidiable sobre el cuadrilátero. Después de tocar su punto más alto, WWE los congeló por meses. Quedaron en caída libre tras vestirse de gloria. Vince McMahon, el exdirigente y creativo de la corporación, habría intentado relanzarlos con personajes cómicos. La propuesta significaba el adiós de la credibilidad construída, por lo que Harwood y Wheeler la rechazaron.

En el arranque de la pandemia por COVID-19, la molestia aumentó. Ni los fajos de dólares lograron afianzar su renovación. El dinero estaba de lado, priorizaron el amor que le profesaban a la disciplina. El calvario de ambos culminó en abril de 2020, pues fueron liberados de su contrato. Su próximo destino estaba marcado desde antes de plasmar la tinta sobre el papel: All Elite Wrestling.

La naciente empresa los sedujo, llevaba consigo la oportunidad de refrescar su imagen al enfrentar a rivales inéditos. También ofrecía las garantías de reaparecer en televisión nacional y, gracias a sus alianzas internacionales, de competir en sedes emblemáticas del deporte. De ahí que no dudaron en recalar en las filas de AEW, donde tendrían de vuelta el estatus estelar del que gozaban.

Los autoproclamados como Top Guys no fallaron en su decisión, sino que enaltecieron su presente. Se adjudicaron las correas mundiales de la compañía, que sostuvieron por más de 60 días. En 2021, consiguieron las de Lucha Libre Triple A, aquellas que alguna vez portaron gladiadores de la talla de El Hijo del Santo, Octagón y Eddie Guerrero.

Los defendieron en Monterrey y nadie, hasta el momento, ha conseguido destronarlos. Sí, son títulos mexicanos, pero la intención de la catalogada como Caravana Estelar es que atletas no nacidos en el país mantengan sus preseas con tal de que se exhiban en otros shows extranjeros. La estrategia se ha replicado con exponentes como Kenny Omega, Taya Valkyrie y Deonna Purrazzo.

2022 ha fungido como el año de la coronación absoluta de Harwood y Wheeler. Aprovecharon que All Elite Wrestling compró a Ring of Honor (ROH), el hogar de la lucha independiente de Estados Unidos, y reactivó su colaboración con la nipona New Japan Pro Wrestling (NJPW) para consumar más postales históricas. No se quedaron con los brazos cruzados, anhelaban superarse.

Agregaron dos cinturones a sus cuerpos, en que cada vez tienen menos espacio para lucirlos. Hoy preservan tres reinados al mismo tiempo. Son la pareja más creíble y dominante del negocio en Norteamérica; su gira en Japón está por venir. WWE pagó caro su error, pretendió recuperarlos. Ellos, en la cúspide de la industria, aborrecieron el interés. Son la prueba de que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Increíble dónde escondieron 1,600 kg de cocaína en este remolque de México

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.