Frustrado el intento de destituir al presidente interino de Perú

Agencia EFE
·2  min de lectura

Lima, 13 abr (EFE).- La moción de censura presentada en el Congreso para destituir al presidente interino de Perú, Francisco Sagasti, no prosperó este martes ya que la mayoría de la cámara rechazó debatir esa iniciativa.

En total fueron 65 votos que se opusieron este martes a admitir a trámite la moción de censura contra Sagasti, frente a 14 votos a favor y 18 abstenciones.

La moción había sido presentada la pasada semana por el congresista Posemoscrowte Chagua, del ultranacionalista y radical partido Unión Por el Perú (UPP), al argumentar que el mandatario presuntamente conocía la vacunación irregular y secreta contra el covid-19 de dos de sus exministras, algo que él ha negado enfáticamente.

Con esa maniobra, Chagua pretendía que la moción fuese debatida antes de que el Congreso tratase la acusación por enriquecimiento ilícito contra su compañero Edgar Alarcón, el excontralor acusado por la Justicia de corrupción, que en varias ocasiones ha dilatado la sesión para tratar su denuncia.

En caso de que el hemiciclo hubiese aceptado debatir la moción, solo le hubiesen bastado 66 votos de los 130 congresistas para sacar a Sagasti, que llegó al sillón presidencial tras la crisis de noviembre pasado, cuando Perú tuvo tres mandatarios distintos en una misma semana.

Sagasti asumió la Presidencia de manera transitoria como una figura de consenso social después de el Congreso destituyese al expresidente Martín Vizcarra (2018-2020) para que el opositor Manuel Merino asumiese el cargo de manera interina, rodeado de un Gobierno ultraconservador.

Sin embargo, Merino apenas pudo sostenerse en el cargo cinco días, pues despertó una ola de masivas protestas en todo el país que le obligó a dimitir tras quedarse solo, una vez que la represión policial en las calles dejó dos jóvenes muertos.

Los mismos que auparon a Merino tuvieron que aceptar a regañadientes apenas unos días más tarde que Sagasti, del centrista y liberal Partido Morado, llegase al sillón presidencial.

En sus meses como presidente interino, Sagasti se ha enfocado en la adquisición de las vacunas contra la covid-19 y en la organización de las elecciones generales, cuya primera vuelta se celebró el domingo y que dejó a Pedro Castillo (extrema izquierda) y Keiko Fujimori (derecha autoritaria) como los rivales para el balotaje final.

(c) Agencia EFE