La frontera de Ceuta con Marruecos amanece tranquila y sin entradas

Ceuta (España), 20 may (EFE).- La frontera del Tarajal que separa la ciudad española de Ceuta, en el norte de África, de Marruecos amaneció este jueves inusualmente tranquila, tras la llegada masiva de cerca de 8.000 inmigrantes ilegales en los últimos días, después de una noche en la que no se registraron nuevas entradas por vía marítima.

Según comprobó Efe, la situación del paso fronterizo es de absoluta normalidad, únicamente alterada por el pequeño oleaje con viento de levante que hoy también puede dificultar cualquier intento de entrada de inmigrantes a nado debido a las malas condiciones meteorológicas.

Fuentes oficiales confirmaron también a Efe que se mantiene la tranquilidad en la zona, después del caos vivido al inicio de la semana.

Esta circunstancia ha permitido que se reduzca no sólo la presencia de efectivos de la Guardia Civil y del Ejército desplegados, así como de los voluntarios de la Cruz Roja Española, que en estos últimos días han tenido un intenso trabajo, sobre todo por los leves síntomas de hipotermia que presentaban muchas de las personas que entraban a nado.

La calma en los accesos a la frontera también deja entrever que la situación ha variado en las últimas horas puesto que para acceder al paso fronterizo ha habido hasta que pasar tres controles de las Fuerzas Armadas en los días anteriores, mientras que hoy no hay establecido ninguno.

La carretera que conduce hacia la aduana del Tarajal y al espigón fronterizo permanece como un día habitual con poco tránsito de vehículos.

En el tiempo en el que Efe ha permanecido en el paso fronterizo se ha comprobado la presencia de dos inmigrantes marroquíes que querían volver a su país pero a los que se les ha denegado el paso, al ser menores.

"Yo sólo quiero marchar", dijo a Efe Said Mohamed, que dice tener 17 años, ha dormido entre cartones en un jardín de la ciudad, y quiere volver a su casa en la localidad marroquí de Castillejos, al otro lado de la frontera.

Tanto Said como su compañero afirman que lo volverán a intentar a lo largo del día porque "no queremos estar más aquí", se lamenta el menor que asegura llevar en Ceuta desde el martes, cuando entró bordeando el espigón fronterizo, sin necesidad de tener que lanzarse al mar.

Tampoco los montes marroquíes próximos a la frontera no registran esta mañana la acumulación de inmigrantes de los días anteriores, ya que únicamente se advierten pequeños grupos de entre dos y cinco personas.

La presión migratoria en la frontera de Ceuta con Marruecos comenzó a disminuir ayer y solo se registró un goteo de llegadas de personas a nado o en minúsculas embarcaciones tras el cierre de los accesos en la localidad marroquí de Castillejos.

Rafael Peña

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.