El Frente de Todos encara el cierre de campaña: dilemas por el tono, el desorden discursivo y las fotos finales

·5  min de lectura
Cristina Kirchner y Alberto Fernández en el acto de La Plata
Cristina Kirchner y Alberto Fernández en el acto de La Plata

“Con saltitos y risita no vamos a ninguna parte. Discutamos racionalmente. No con euforia y alegría porque son momentos difíciles”. Cristina Kirchner había sido muy clara en la tarde del 24 de julio, cuando el Frente de Todos presentó a sus candidatos en sociedad. La vicepresidenta había pedido que el tono de la campaña sintonice con el abatimiento social por la pandemia y llamó a tratar temas medulares, como la deuda pública.

Aquel día, Cristina también había bajado instrucciones estéticas con una puesta en escena sobria y sin militancia, por el contexto pandémico. Pero enseguida la campaña del oficialismo se desordenó, con la irrupción del Olivosgate, seguida por distintas polémicas discursivas, como la defensa que hizo el Presidente de la docente que increpó a un alumno en La Matanza o las repercusiones por los dichos de Victoria Tolosa Paz sobre el sexo en el PJ.

El Presidente y los ministros salieron a hacer campaña a una semana de las PASO

Para el sprint final de la campaña, se suma el dilema por la necesidad que tiene el Gobierno de imprimirle mística a una elección que será a todo o nada para Alberto Fernández. La Casa Rosada quiere festejar la noche de la elección, incluso si se gana por un punto de diferencia, con el historial de derrotas de medio término que arrastra el peronismo hace 15 años.

Alberto Fernández y Victoria Tolosa Paz, en una recorrida por Hurlingham, este sábado
Alberto Fernández y Victoria Tolosa Paz, en una recorrida por Hurlingham, este sábado


Alberto Fernández y Victoria Tolosa Paz, en una recorrida por Hurlingham, este sábado

Limitados por los protocolos del Covid, pero con la necesidad de inyectarle algarabía a la elección, los búnker de campaña finalmente definieron el cronograma final. El comando nacional del Frente de Todos –que hace base en el “Complejo Cultural C” del barrio de Chacarita– junto con la Casa Rosada se ocuparon de la agenda del Presidente , mientras que en La Plata se ajustaron los detalles del cierre provincial . La Cámpora y los equipos del candidato a diputado Leandro Santoro organizaron el último acto en la ciudad de Buenos Aires.

La agenda final

Este lunes Fernández compartirá una actividad virtual con los gobernadores y los candidatos a legisladores de todo el país . Después comenzarán los actos de cierre escalonados. El martes será el turno de la ciudad de Buenos Aires, con un acto en el complejo habitacional de Lugano 1 y 2 o en Pompeya. Así lo definió La Cámpora, que designó como jefe de la campaña porteña al senador Mariano Recalde. El concepto que acuñaron es que si el lanzamiento de los candidatos se hizo en Costa Salguero (al norte), el cierre debe ser en el sur.

Ni Fernández ni Cristina estarán presentes. En el distrito capitalino “amarillo” los candidatos empatizan mejor si no invocan constantemente a la cúpula de la coalición de gobierno. Sí se espera, en cambio, que Santoro y Fernández compartan una actividad “temática” en algún otro momento de la semana.

El miércoles, en tanto, será el turno del acto de cierre de la provincia de Buenos Aires, en Mar del Plata. El evento ya fue anunciado en redes con la presencia del Presidente y del gobernador Axel Kicillof además de los primeros candidatos de la lista, Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. De forma remota se conectarán Sergio Massa (desde Junín) y Máximo Kirchner (Bahía Blanca). La presencia de la vicepresidenta, en principio, no está anunciada.

Para entonces –si no hay sorpresas antes– Cristina habrá cumplido tres semanas sin aparecer en campaña. Su nivel de participación es una decisión personal y política de ella y no obedece a ninguna estrategia meditada. Tal como publicó LA NACION, en el kirchnerismo señalan que ella “estuvo cuando tenía que estar” en medio de la crisis por la foto de Olivos y que “evalúa sus presencias en función de lo que le parece más conveniente para el espacio”.

Pero desde que la campaña comenzó a deambular por el sendero de la polémica comenzaron los dardos cruzados entre los campamentos del Frente de Todos. El kirchnersimo de la provincia cuestiona los errores no forzados del Presidente. “No se entiende por qué la Casa Rosada le dio manija a la causa de Olivos con la presentación judicial de Alberto. Ya habíamos pasado de página. A veces perdemos el eje de campaña y estamos desorganizados”, se lamentó un colaborador camporista.

El gobernador Axel Kicillof en Olavarria
El gobernador Axel Kicillof en Olavarria


El gobernador Axel Kicillof en Olavarria

En la Casa Rosada respondieron poniendo el cuerpo en la campaña. El fin de semana, el Gobierno le pidió a los ministros que salieran a repartir boletas puerta por puerta para apuntalar lo que será una elección decisiva para el liderazgo del Presidente . Los funcionarios dejaron el traje y se vistieron de dirigentes territoriales. “Alberto hoy es el dirigente peronista con mejor imagen. Los nuestros se pueden enojar y enviar mensajes, pero hasta 2023 el presidente es Alberto”, dijo un hombre del riñón del jefe de Estado.

Para el cierre nacional, que será el jueves en el Estadio Único de la Plata, se espera una nueva foto conjunta de la jefatura del Frente de Todos. Allí, se descuenta, estarán Cristina, el Presidente, el gobernador, Massa y Máximo Kirchner. Según fuentes de la campaña, se decidió no movilizar masivamente a la militancia. Para mejorar la postal, está prevista una videoconferencia con distintos puntos del país. “Sin militancia pero con toda la mística del mundo, como siempre”, se entusiasmó uno de los organizadores de la campaña.

El búnker del Frente de Todos para la noche del domingo de las PASO será en el Complejo C. En 2019 ese lugar albergó a 4000 personas, pero esta vez estará habilitado para un número sensiblemente menor , en un ambiente separado por zonas. La militancia deberá esperar los resultados en la calle.

Recorrida de Leandro Santoro por Villa Lugano
FDT


Recorrida de Leandro Santoro por Villa Lugano (FDT/)

La disyuntiva respecto al tono del tramo final de la campaña se hizo patente en la jornada del colectivo oficialista Agenda Argentina que tuvo lugar el sábado, con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, Recalde y Santoro. “Estamos en el momento de la salida de la noche económica, social y psicológica que fue la pandemia y esto lo tenemos que tener en claro. La gente está mal pero tiene que confiar en un proyecto político para salir adelante”, dijo el referente camporista. Cafiero acotó en clave conciliadora: “No tengo diferencias con lo que dijo Mariano, estamos todos afinando. Para una sociedad que está muy abatida, agobiarlos con miradas disímiles es una mala estrategia”.

La concertación del oficialismo –ahora apuntalada por la campaña– se pondrá a prueba después de la elección. Por lo pronto, un ladero de Fernández advirtió: “Si ganamos las PASO, los saltitos van a ser inevitables”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.