"Freddy": el lujoso tren de vida del operador judicial del kirchnerismo

LA NACION

Viajes a las playas del Caribe, paseos por Disney y escapadas cinco estrellas a Punta del Este. Alfredo Lijo, el hermano del juez Ariel Lijo , se hizo millonario pocos años después de integrarse a un selecto grupo de camaristas, jueces, fiscales, lobbistas y empresarios.

Ya convertido en un operador judicial del kirchnerismo, su primer salto patrimonial, entre 2009 y 2012, le cambió por completo su estilo de vida. Hacía tiempo que su hermano -nombrado en 2004- se había convertido en un referente dentro de Comodoro Py.

La lujosa vida de

El despegue de "Freddy" quedó expuesto en 2012: multiplicó su patrimonio, pero, sobre todo, dio un vuelco en su nivel de vida, según pudo comprobar LA NACION después de revisar decenas de escrituras, registros societarios, contratos, correos electrónicos y registros automotores.

"Freddy" viajaba sólo en business, sin importar la distancia. Por ejemplo, cuando viajó a Cancún junto a su familia, en septiembre de 2012, desembolsó US$ 10.000 sólo para pagar los pasajes, más otros US$ 10.000 por el hotel, según documentos a los que accedió LA NACION. Algo similar había gastado el año anterior cuando viajaron a Miami y Disney.

Cuando se escapaban los fines de semana a Punta del Este, Alfredo Lijo solía alquilar para su familia una habitación en el Conrad. En enero, mientras Comodoro Py dormía en la feria judicial, "Freddy" disfrutaba dos semanas del verano esteño. Suele alquilar en la lujosa torre Le Jardin, frecuenta la Parada 16 de La Mansa y, amigo de muchos empresarios, es habitué de las fiestas de los famosos. Tanto en Punta del Este como en Buenos Aires, era habitual verlo en el casino. Cercano a Cristóbal López, Alfredo Lijo tenía trato privilegiado tanto en el casino flotante como en el Hipódromo de Palermo.

Pero sus números ante la AFIP eran más austeros. "Freddy" declaró bienes por $ 2,5 millones en 2012, según la declaración jurada de Ganancias -formulario F711- que presentó ante el organismo tributario. Informó, además, ingresos por $ 107.000 por mes, en promedio, por su trabajo como abogado y su participación en sociedades. Y aclaró que destinó sólo $ 25.000 por mes para consumo suyo y de su grupo familiar. LA NACION intentó contactarlo, pero no respondió las consultas.

"Freddy" Lijo unía su oficina con vista el río en Puerto Madero con su piso en Las Cañitas al mando de un BMW 320 cuando no lo llevaba su chofer privado. Pasaba los fines de semana en una casa en el country Abril. Los amigos que lo visitaron en su mansión recuerdan la máquina tragamonedas que "Freddy" se hizo instalar en su casa.

Empanadas y caballos

El hermano de Ariel Lijo empezó desde 2009 a darse los gustos que no podía cuando vendía empanadas en Villa Dominico. Por ejemplo: viajó en 2013 con sus amigos a Santa Anita, Los Ángeles, para ver la Breeders' Cup, uno de los principales eventos hípicos del mundo. Los caballos, un hobbie familiar, ya lo habían cautivado. En enero de ese año compró el terreno para construir el haras La Generación, que ya tenía al purasangre campeón Emmanuel. Para llegar al campo, en Dolores, usaba una camioneta Toyota Hilux u otra Jeep.

Ya conocía Europa. Había viajado en 2006 a Londres y a Madrid junto a su hermano; el entonces camarista Gabriel Cavallo; el empresario Marcelo Figueiras, y el entonces juez federal Guillermo Montenegro, ahora diputado electo. Su hermano también lo llevó a Roma en 2014. De prolijo traje negro, fue recibido por el papa Francisco.

Pero el operador judicial también combinaba la ostentación con obligaciones laborales: muchos fines de semana dejaba los lujos de lado y viajaba a Necochea junto a su amigo y socio,el entonces camarista Eduardo Freiler , que ponía a punto el balneario Palmeras del Este.El primer salto patrimonial como operador judicial tuvo a Freiler, además, como compinche en otro emprendimiento, también en 2012.

"Freddy" solía visitar Necochea una vez por mes. Se hospedaba en el hotel Nikken Spa, el mejor de la ciudad. ¿Por qué? Por Palmeras del Este, el balneario a nombre de la hermana de Freiler, pero que funciona como un emprendimiento de Lijo y el camarista destituido. Según consta en los correos electrónicos que reveló LA NACION, el entonces camarista compartía con él información sobre gastos, inversiones, precios y hasta lo consultaba sobre decisiones tributarias.

"Eduardo/Fredy", se lee en el encabezado de un correo enviado el 23 de marzo de 2012 a las 9.06 por Carlos Díaz, el contador. Eduardo es Freiler. "Fredy" es Alfredo Lijo. Cerraba la temporada de verano y había que resolver cuestiones impositivas del balneario Palmeras del Este. El contador, entonces, les preguntaba, entre otras cosas, cuánto pagar por los impuestos adeudados a la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA).