Frank Lampard recuerda la mejor noche de su carrera

Por Fernanda González

Londres, 19 May (Notimex).- Frank Lampard recordó la noche del 19 de mayo de 2012 como la mejor en su carrera como jugador profesional, pues ese día el Chelsea venció al Bayern Múnich y se coronó campeón de la UEFA Champions League.

Ahora, como director técnico de los Blues, el ex capitán consideró que lo vivido por el equipo durante la temporada 2011-2012 podría ser difícil de creer, pero terminó como “el año más hermoso en la historia del club”.

“Fue la mejor noche de mi vida como jugador, sin lugar a dudas", dijo en declaraciones a la página de Internet del equipo, "fue increíble. Habíamos perdido una final de Champions League, semifinales y parecía nuestra última oportunidad. Luchamos contra el Nápoles, contra el Barcelona, hay muchas subtramas”.

Los entonces dirigidos por el italiano Roberto Di Matteo superaron la fase de grupos que disputaron contra Bayer Leverkusen, Valencia y Genk; posteriormente, se levantaron de un 1-3 en contra en los octavos de final ante Nápoles y avanzaron con global de 5-4.

“Cualquier fanático del Chelsea te diría que esa fue de las mejores noches en Stamford Bridge. Robbie (Di Matteo) habló con todos al medio tiempo, creció nuestro espíritu y nos dio la sensación de que podíamos hacerlo (remontar)”, relató Lampard.

La serie de cuartos de final contra Benfica quedó atrás por 3-1 y en semifinales cobraron venganza del conocido como “El robo de Stamford Bridge”, ocurrido en 2009 ante el Barcelona: la escuadra inglesa ganó la ida por la mínima diferencia y la vuelta terminó con empate a dos.

No todo fue fácil en esa llave, luego que en el encuentro definitivo, el capitán John Terry fue expulsado y el club catalán se puso en ventaja; sin embargo, Ramires y Fernando Torres emparejaron el marcador para sellar el boleto a la final en medio de la emoción y la desesperación.

“Cuando íbamos 2-0 con 10 hombres, realmente pensé que sería la peor noche de mi vida, pero el gol de Ramires cambió nuestro ánimo. Creo que esa fue la primera vez que entramos al área del Barcelona durante la primera mitad”, agregó el ex mediocampista.

Asimismo, comentó que después de ese partido, el plantel blue creyó que esa sería la oportunidad perfecta para conquistar la tan ansiada Champions a pesar de tener factores en contra como las suspensiones de Terry y Branislav Ivanovic.

Durante la mañana previa a la final en Múnich, Di Matteo se encargó de proyectar un video con mensajes de los familiares de cada jugador para generar una atmósfera emocional e inspirar al plantel.

No obstante, el compromiso fue muy complicado, Bayern se puso en ventaja al minuto 82, Didier Drogba empató al 88 y, por si fuera poco, Petr Cech se vistió de héroe al 93 por atajar una pena máxima cobrada por Franck Ribery.

El título se definió en la tanda de penales, Ivica Olic y Bastian Schweinsteiger erraron en sus cobros por parte de los bávaros y a pesar de que Juan Mata tampoco marcó para el Chelsea, David Luiz, Ashley Cole, Didier Drogba y el mismo Lampard consumaron la hazaña.

“Llevábamos años intentándolo y todo se unió: el espíritu que teníamos en el grupo y el hecho de que habíamos sido casi eliminados. Fue la fiesta más grande de la historia, festejamos durante días”, reveló el actual entrenador.

Ocho años después de lo ocurrido, la afición atesora esa noche como si se tratara de la temporada actual; mientras tanto, Lampard recuerda los festejos en el vestidor que incluyeron al cuerpo técnico y al staff, así como el discurso de Drogba y la especial alegría de John Terry, uno de los ídolos blues más grandes.

-Fin de nota-

NTX/FGH/AGG