Francisco viaja a Canadá a pedir perdón por los abusos a indígenas en internados católicos

·5  min de lectura
El Papa recibe un regalo del jefe de una delegación de indígenas de Canadá en el Vaticano, en abril de 2022
El Papa recibe un regalo del jefe de una delegación de indígenas de Canadá en el Vaticano, en abril de 2022 - Créditos: @Vatican News

CIUDAD DEL VATICANO.- Afectado por las limitaciones físicas por la lesión que arrastra en su rodilla derecha, el papa Francisco iniciará este domingo una gira de seis días a Canadá, donde pedirá perdón por los abusos a los indígenas en internados cristianos.

Francisco mostrará su “indignación y vergüenza” a los pueblos indígenas locales por el sufrimiento recibido en esas escuelas residenciales, que funcionaron entre fines del siglo XIX y la década de 1970 y objeto del oprobio y el escándalo desde la revelación de sus oscuros secretos.

La foto de archivo del 31 de mayo de 2021 muestra zapatos en un monumento tras el hallazgo de restos de niños en el lugar donde se encontraba una escuela residencial para niños indígenas en Kamloops, Columbia Británica, Canadá.
La foto de archivo del 31 de mayo de 2021 muestra zapatos en un monumento tras el hallazgo de restos de niños en el lugar donde se encontraba una escuela residencial para niños indígenas en Kamloops, Columbia Británica, Canadá.

En apenas su segundo viaje internacional en 2022, el Papa viaja al segundo país más extenso del mundo, después de Rusia, y también a uno de los menos poblados. Francisco es el segundo pontífice que visite Canadá y realizará el cuarto viaje apostólico de un papa al país.

Juan Pablo II recorrió Canadá en septiembre de 1984, regresó exclusivamente para encontrarse con indígenas en 1987 en Fort Simpson, y también acudió a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Toronto de 2002, donde se congregó la multitud pastoral más grande de la historia hasta esa fecha: cerca de 800.000 personas.

Francisco partirá en un Airbus A330 de Ita Airways en el que será su viaje número 37 como Papa fuera de Italia, con el que recorrerá 19.246 kilómetros para visitar Edmonton, Quebec e Iqaluit en una visita que el propio pontífice calificó como un “peregrinaje de penitencia”.

Este viaje no será fácil para Francisco, de 85 años, ni para quienes sobrevivieron a los internados y sus familias. El Papa no puede caminar sin ayuda y utilizará una silla de ruedas y un bastón debido a una dolorosa distensión de los ligamentos en una rodilla.

Según adelantaron fuentes vaticanas, el Airbus estará adaptado a la movilidad del pontífice en silla de ruedas. Y en todos los eventos habrá expertos en traumas para ofrecer ayuda psicológica a los supervivientes de las escuelas ante la posibilidad de que se produzcan situaciones conflictivas.

La Escuela Industrial de la isla Kuper fue uno de los polémicos centros regenteados por la Iglesia. Se la conocía como el “Alcatraz de Canadá”, porque era imposible escapar.
La Escuela Industrial de la isla Kuper fue uno de los polémicos centros regenteados por la Iglesia. Se la conocía como el “Alcatraz de Canadá”, porque era imposible escapar. - Créditos: @Archivo

Francisco señaló que la visita es un “peregrinaje de penitencia” para pedir perdón en suelo canadiense por el “mal” hecho a los pueblos nativos por los misioneros católicos. Se produce luego de que el 1 de abril el Vaticano se disculpó por las generaciones de traumas que sufrieron las comunidades indígenas como resultado de la política impuesta por la Iglesia para eliminar su cultura e incluirlos en la sociedad cristiana canadiense.

El tono de arrepentimiento personal de Francisco supone un importante cambio en el papado, que desde hace tiempo reconoce los abusos cometidos en los internados y defiende firmemente los derechos y la dignidad de los pueblos indígenas. Pero sus predecesores también elogiaron el sacrificio y la santidad de los misioneros católicos europeos que llevaron la cristiandad a América, algo que Francisco ha hecho en el pasado pero que no se espera que enfatice durante este viaje.

Imposición cultural

El cardenal Michael Czerny, un jesuita canadiense y uno de los principales asesores papales en el Vaticano, recordó que al inicio de su mandato, Francisco afirmó que ninguna cultura puede reclamar el control del cristianismo y que la Iglesia no puede exigir que la población de otros continentes imite la forma en la que los europeos expresan su fe.

“Si esta convicción hubiera sido aceptada por todos los implicados en los siglos posteriores al `descubrimiento’ de América, se habría evitado mucho sufrimiento, se habrían producido grandes avance y América sería mejor en general”, escribió en un email a la agencia de noticias AP.

El gobierno canadiense admitió que los abusos físicos y sexuales eran generalizados en las escuelas cristianas financiadas por el Estado. Alrededor de 150.000 niños indígenas fueron separados de sus familias y obligados a asistir a estos centros en un intento de aislarlos de la influencia de sus hogares, lenguas y culturas nativas.

Encuentro del Papa con indígenas de Canadá sobre los abusos sufridos en los internados del país
Encuentro del Papa con indígenas de Canadá sobre los abusos sufridos en los internados del país

Durante los seis días de la visita, pronunciará nueve discursos, todos en español, la mayoría centrados en la reconciliación de la Iglesia con los pueblos indígenas canadienses. “El viaje está centrado en los encuentros con los indígenas”, dijo el vocero papal Matteo Bruni al presentar el viaje a la prensa, y destacó la “indignación y vergüenza” que ofrecerá el Papa por lo sucedido.

El lunes, en su primer día de actividades, el Papa irá a Maskwacis, casi 100 kilómetros al sur de Edmonton, para tener un encuentro con representantes de los tres pueblos indígenas del país en la explanada de una de las más grandes escuelas que sirvieron de internado a los niños de esas poblaciones, Ermineskin.

A diferencia de la mayoría de los viajes papales, el protocolo diplomático tradicional quedará relegado a un segundo plano frente a los encuentros personales con sobrevivientes de las Primeras Naciones, Métis e Inuit . Francisco no se reunirá formalmente con el primer ministro Justin Trudeau, hasta la mitad de su estancia, en la Ciudad de Quebec.

La visita terminará también de forma inusual: el Papa visitará Iqaluit, Nunavut, lo más al norte que ha estado en sus viajes, para llevar sus disculpas a la comunidad inuit antes de volar de regreso a Roma.

Agencias AP, AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.