Francia: por qué está sufriendo ahora una ola de ataques islamistas

Luisa Corradini
·3  min de lectura

PARIS.- Al menos tres personas fueron asesinadas, dos de ellas degolladas, en un nuevo ataque terrorista perpetrado esta mañana en la basílica Notre-Dame de Niza en la Costa Azul francesa.El autor fue gravemente herido y detenido por las fuerzas del orden. Otros dos ataques, aparentemente también islamistas aunque sin víctimas, se produjeron en Aviñón y en Arabia Saudita.

El atentado de Niza se produjo poco después de las 9:00 (hora local), cuando un individuo armado de un cuchillo atacó a varias personas que se hallaban en la catedral y sus inmediaciones, en el centro de esa ciudad mediterránea, provocando la muerte de dos mujeres y un hombre, según fuentes policiales.

"¡Corran, corran... hay gente muerta!": los minutos de pánico tras el ataque en Niza

La primera mujer fue degollada en el interior del templo. La segunda víctima, un hombre, resultó herido a cuchillazos y sucumbió a sus heridas poco después. Otra mujer fue asesinada fuera de la iglesia, en un kiosco donde se había refugiado.

El asesino fue neutralizado por las fuerzas del orden. Gravemente herido, se hallaría en estado crítico en el hospital.

"En momentos en que la policía lo llevaba al hospital, lo escuchamos gritar varias veces 'Alahu Akbar, Alahu Akbar'", declaró el alcalde de Niza, Christian Estrosi.

Casi simultáneamente, otro individuo que amenazaba a transeúntes con un cuchillo en la ciudad de Aviñón fue abatido por la policía, antes de provocar víctimas. Según testigos el hombre también habría actuado al grito de "Alahu Akbar" (Alá es grande). La justicia abrió de inmediato una investigación.

Un tercer ataque anti-francés se produjo esta mañana en Arabia Saudita contra un vigía que custodiaba la embajada de Francia en Yeda. El agresor fue rápidamente neutralizado por las fuerzas de seguridad. Hospitalizada, la víctima se encuentra fuera de peligro.

Esta es la segunda vez en menos de 15 días que ataques de esta naturaleza se producen en Francia. El 16 de octubre, un profesor de Historia y Geografía, Samuel Paty, que había utilizado caricaturas del profeta Mahoma durante un curso de libertad de expresión, fue asesinado y decapitado por un joven checheno de 18 años en un suburbio de París.

Los nuevos atentados se producen en un momento de crispación del mundo musulmán contra Francia y contra Emmanuel Macron, después que el presidente, durante el homenaje nacional a Samuel Paty, ratificó la voluntad francesa de seguir publicando caricaturas y ejerciendo su derecho a la libertad de expresión. Asimismo, y como consecuencia de ese asesinato, el gobierno francés anunció el cierre de varias mezquitas o asociaciones islámicas, sospechosas de prodigar una enseñanza integrista.

Francia también se apresta a promulgar una ley estableciendo la obligación de los predicadores de haber sido formados en Francia. Hasta el momento, el 50% de los imanes que trabajan en el país son formados y asalariados por Turquía.

Terrorismo islamista: el Papa pide al pueblo francés "reaccionar unido al mal con el bien"

Desde entonces, varios países musulmanes decidieron boicotear los productos franceses, mientras las manifestaciones que califican a Macron de "demonio" se multiplican. En la impulsión de ese movimiento de reacción, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha tenido un papel central. Enfrentado por numerosas razones estratégicas y políticas con su homólogo francés, el jefe del Estado turco no ha cesado de criticarlo, yendo hasta poner en duda su "salud mental" y lanzando un llamado al boicot.

La tensión entre París y Ankara empeoró anteayer, después que el semanario satírico "Charlie Hebdo" develó su portada de esta semana: una caricatura donde aparece Erdogan levantando con lujuria la túnica de una mujer y exclamando "¡El profeta Ouauuhhh!

El presidente Emmanuel Macron, por su parte, viajó a Niza esta mañana, según anunció el palacio del Elíseo.